Salir con niños pequeños

Al salir con niños, por ejemplo de compras, para que se sienta partícipe, podemos darle pequeñas responsabilidades (que nos sujete la bolsa, nos recuerde algo…), enfatizando lo importante que es contar con su colaboración.

Estas tareas lo mantendrán entretenido y harán más llevaderos los tiempos de espera. Por si acaso, debemos acordarnos de llevar algunos de sus juguetes preferidos (que no sean ruidosos ni requieran mucho espacio), así como algo de comer: galletitas, agua, una fruta, un jugo…

Nuestra actitud, sonriente y relajada, es determinante para que la salida tenga un final feliz. Si el niño parece nervioso, cansado o aburrido, y llama la atención, conviene hacer una pausa y atenderlo; si estamos en un lugar cerrado, tenemos que salir para a que se airee y cuando no hay forma de controlarlo, debemos interrumpir la salida y volver a casa.

Y no olvidemos elogiarlo, estar sentado unos minutos, no hablar a los gritos o no molestar a los demás son pequeños logros que merecen un reconocimiento inmediato.

Desplazarse con niños

Cuando no se tiene apuro, viajar en colectivo o subte con un niño pequeño puede resultar una vivencia enriquecedora. La opción más práctica para desplazarse con niños en transporte público suele ser el taxi, salvo que sea hora pico y haya embotellamiento. El ómnibus y el subte son opciones más incómodas, aunque también más divertidas para él (y más económicas para nosotros). Sea cual sea el medio de transporte elegido, se debe entrenar antes al pequeño.

Por ejemplo, si se prevé realizar un trayecto largo, es conveniente empezar con paseos más cortos, para que se habitúe. Se puede plantear como una excursión y dejar que el niño participe (que saque el boleto…). En el camino, será fácil entretenerlo si nos sentamos junto a la ventanilla y le vamos mostrando lo que se ve. Para viajar tranquilos debemos evitar las horas pico, los vehículos atestados de gente y el exceso de paquetes. Si pide pis, se marea, está muy inquieto o insiste en bajarse, hay que hacerlo y proseguir el viaje en cuanto sea posible.

Durante el trayecto debemos vigilar al niño, ayudarlo con los escalones y aprovechar para darle consejos de seguridad (sujetarse bien, no levantarse en marcha…).

Escrito por | 17 de julio de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Niños y Primeros años

Artículos relacionados

  • Salir a comer con niños pequeños

    Elegir cuidadosamente el local y almorzar temprano son las claves para disfrutar de una agradable comida familiar. Cuando vamos a comer con...

  • Salir con un niño de 2 años

    En compañía de un niño de dos años, cualquier salida, por breve y "sencilla" que parezca, ir a la farmacia de la esquina o a tomar un café...

  • Un día de picnic

    Salir a almorzar a un bosque o a un parque puede convertirse en una aventura superdivertida para los pequeños. Aunque a ellos lo que realmente...

  • Buscador de alojamientos gratis para niños

    A nadie le gusta sentirse discriminado tan sólo por haber decidido traer hijos al mundo, y mucho menos a la hora de viajar y disfrutar de las...

  • Niñeras a bordo para vuelos con niños

    Niñeras a bordo. Eso es lo que ofrece por estos días una aerolínea de los Emiratos Árabes. Cansados de las quejas y caras largas de algunos de...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta