Sedantes para bebés

Durante el sueño, las ondas eléctricas que emite el cerebro bajan de unos 25 ciclos (estado de vigilia) a un ritmo de entre 3 y 12 ciclos aproximadamente. Cuando soñamos, las ondas cerebrales se vuelven más rápidas, acercándose a las emitidas en estado de vigilia, mientras que durante el sueño profundo son tan lentas como si estuviéramos anestesiados. Esta reducción de la actividad cerebral tiene una función reparadora, tanto para el cuerpo como para la mente. Por ello, su privación conduce rápidamente a trastornos graves.

¿Son necearios los sedantes? No

Recurrir a algún tipo de medicamento para calmar el llanto nocturno y ayudar al bebé a dormir no es nada recomendable. Y, por supuesto, jamás se debe administrar un sedante a un bebé sin haber consultado previamente con el pediatra. Este lo recetará sólo en casos extremos, cuando, después de haber examinado al niño, esté completamente seguro de que su llanto no obedece a ninguna causa patológica.

Los psicofármacos que suelen administrarse son muy potentes e inciden directamente sobre el cerebro, haciendo que el bebé duerma en forma artificial. Tienen efectos secundarios y es posible que al día siguiente el niño esté un poco atontado.

Escrito por | 13 de junio de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta