Sopa de calabaza para niños

Hay dos productos que casi nunca fallan. Ni aún si hablamos de niños que se niegan a comer: la calabaza y el queso parmesano. La dupla puede despertar el apetito de cualquiera, sobre todo si además añadimos algunas especias, algo de nata y el buen sabor de la comida hecha con amor.

La calabaza es muy noble y vital para las dietas infantiles. Tiene un alto valor nutricional y sus beta carotenos son esenciales para el desarrollo de los peques al igual que sus fibras, que favorecen el proceso digestivo. Por otra parte, su color es llamativo y tentador para el paladar infantil.

Y el queso… bien, es sabroso por naturaleza, en especial si hablamos del parmesano que tiene ese sabor tan característico y es ideal para realzar cualquier plato.

Manos a la obra entonces con esta sopa crema de calabaza y parmesano, ideal para los días de invierno. Para elaborarla se requieren 50 g de mantequilla, 600 g de calabaza, 1 litro de caldo de vegetales, sal marina, pimienta y 40 g de queso parmesano.

Entonces hay que cortar la calabaza en trozos pequeños y llevar a fuego con la mantequilla. Una vez cocida, se añade el caldo y luego se cocina durante 20 minutos. El paso siguiente es el de añadir el queso en trozos y cocinar 10 minutos más. Colar, salpimentar y servir.

Escrito por | 30 de enero de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Primeros meses

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta