Sueños infantiles

Los protagonistas de los sueños infantiles suelen ser fantasmas, monstruos, ogros…. Unos personajes tenebrosos, sin duda, pero que reflejan sus miedos y conflictos diurnos. Nosotros sabemos que no es más que una pesadilla, pero para los niños es algo verdadero y real y lo viven como tal. Por lo tanto, no es extraño que no quieran volver a la cama y mucho menos dormirse, ya que sus perseguidores siguen allí, escondidos, al acecho.

Los miedos forman parte de la evolución infantil y pueden manifestarse de distintas formas según la edad.  El proceso que lleva a los niños hacia la independencia de sus padres es un camino difícil y a menudo desconcertante, pues no avanza siempre en línea recta. Por momentos, ellos necesitan desligarse de la pollera de mamá y, por otro lado, no pueden prescindir de ella y de su apoyo.

Además, a un pequeño en edad preescolar, no le resulta tan fácil sacar sus temores fuera como lo hace un bebé que chilla y llora hasta que alguien acude a calmarlo. Muchas veces, los problemas que los angustian durante el día afloran por la noche, en sus sueños, convirtiéndose en auténticas y desagradables pesadillas.

Pero, ¿qué tienen que ver los monstruos y los fantasmas con todo esto? Por muy extraño que parezca, la mente infantil se siente muy cerca de todo tipo de figuras fantásticas. Por lo tanto, no nos debe sorprender que proyecten en dragones y ogros su miedo a los adultos, o bien a situaciones difíciles. Las fauces de un animal feroz, por ejemplo, pueden muy bien representar a una madre dominante que no deja espacio vital a su hijo que está intentando independizarse. Esto, evidentemente, no significa que, cada vez que los niños sueñen con osos o cocodrilos, los padres deban sentirse culpables.

También puede ser que el cocodrilo que, afortunadamente, no consiguió atrapar a la pobre princesa en el juego del jardín, se esté metiendo en sus sueños para seguir desde allí su persecución. Lo mismo vale para el lobo de Caperucita o el dinosaurio de la película de la tele.

Escrito por | 18 de marzo de 2011 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Soñar con monstruos - Crece Bebe - 19 de marzo de 2011 | 8:01

    […] está estrechamente relacionado con sus vivencias diurnas. Todo vuelve a desfilar por la galería de los sueños, aunque de una manera confusa o distorsionada. Hasta los nueve años, aproximadamente, los sueños […]

Deja una respuesta