Sueños peligrosos de los niños

Evite sueños peligrosos de sus hijos

Alrededor de los 6 años, los niños suelen tomar conciencia acerca de una serie de conceptos, tales como violencia, enfermedad y muerte. Y esto se traduce, indefectiblemente, en malos sueños. Sueños donde abundan animales terroríficos, brujas y fantasmas. En estos casos, los psicólogos aconsejan que las rutinas que mencionábamos anteriormente incorporen actitudes relajantes:

  • Si se trata de contarles historias, que éstas no contengan ideas de muerte, violencia o enfermedad;

  • mientras se habla con el niño, tomarle la mano o acariciar su cabeza;
  • recordarle alguna actividad divertida que llevarán a cabo al otro día, antes de apagar la luz de la habitación.

Incluso no hay que forzarlos a dormir con la luz apagada cuando comienzan a temerle a la oscuridad, sino ayudarlos a superar el problema, por ejemplo colocando algún tipo de luz más tenue que le permita sentirse más seguro, es probable que con el tiempo no necesite más de ella.

Escrito por | 5 de junio de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Primeros años

Artículos relacionados

  • Soñar con monstruos

    Lo que sueñan los niños entre tres y seis años está estrechamente relacionado con sus vivencias diurnas. Todo vuelve a desfilar por la...

  • Primeros sueños infantiles

    Durante la noche o a la hora de la siesta, poco después de que sus ojos se cierran, los niños se sumergen en un mundo de fantasías. Como los...

  • Sueños infantiles

    Los protagonistas de los sueños infantiles suelen ser fantasmas, monstruos, ogros.... Unos personajes tenebrosos, sin duda, pero que reflejan...

  • Trucos para combatir las pesadillas

    Conviene tener a mano varias armas para disipar esos miedos en el momento er que aparecen. Recurre a palabras o versitos mágicos. En un...

  • El miedo a la oscuridad y las pesadillas

    Muchos niños sienten miedo a la oscuridad y por esa sencilla razón retrasan la hora de acostarse. Si ese es el caso, es bueno acompañarlo a la...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta