Sufrimiento fetal: agudo y crónico

El sufrimiento fetal se produce cuando disminuye la cantidad de oxígeno y nutrientes que recibe el feto a través de la placenta de la madre, algo que puede ocurrir por diferentes razones tanto en el embarazo como durante el parto.

Hay dos tipos de sufrimiento, el agudo y el crónico. En el primer caso, la falta de oxígeno es brusca y por lo general ocurre debido a las contracciones de parto o bien por un accidente con el cordón umbilical o si se produce un desprendimiento de la placenta. En estos casos, se realiza una cesárea o se acelera el parto para que el bebé sufra lo menos posible por la falta de oxígeno.

El sufrimiento fetal crónico es mucho menos brusco y el bebé dentro del vientre incluso puede acostumbrarse a ello. En muchos casos se lo detecta porque se produce una disminución en el crecimiento del feto y en la mayor parte de los casos responde a problemas de hipertensión arterial. Es posible transitar un embarazo con esta condición aunque habrá que extremar los cuidados y los controles para así modificar la causa que lo provoca.

Escrito por | 31 de marzo de 2014 con 0 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Embarazo

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta