Sustitutos de la leche materna

La lactancia materna es la primera elección en la alimentación de un niño recién nacido. Pero frente a la imposibilidad de dar leche materna, el pediatra elige una fórmula acondicionada para esta etapa inicial, que son fórmulas adaptadas. Los preparados se clasifican como de inicio (desde el nacimiento hasta que comienzan con las primeras papillas) y de continuación (recomendadas desde los primeros purés). Los mismos otorgan al bebé los nutrientes necesarios, ya que están diseñados según las recomendaciones de organismos internacionales destinados a la nutrición.

Es común que muchas madres que no pueden amamantar a sus hijos también piensen en la leche de vaca. Expertos en nutrición pediátrica recomiendan que no se utilice en la alimentación del primer año de vida del bebé. La naturaleza diseña una leche para cada tipo de especie: un ternerito cuando nace pesa treinta kilos y un bebé, tres. La leche de vaca no tiene ácidos grasos esenciales y, por otro lado, tiene alta cantidad de sal, grasas saturada y más colesterol que la leche materna y las fórmulas. El bebé no nace con los órganos y sistemas maduros, por ello es necesario reparar en todo lo que, de alguna manera, deberá ser asimilado por este organismo aún en formación.

Aproximadamente a los seis meses, el requerimiento de hierro en el bebé aumenta: incrementa su peso, crece el cerebro y la longitud corporal. El pediatra suplementa con hierro en gotas, proceso que debe continuar durante varios meses. En las leches de vaca enriquecidas con hierro y vitaminas (empleadas luego del año de vida, no se ha comprobado con exactitud que su aporte sea realmente importante en el organismo: habría que evaluar cuánto de hierro necesita el cuerpo y no excederse.

Escrito por | 2 de noviembre de 2009 con 3 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Alimentación postparto - Crece Bebe - 19 de noviembre de 2009 | 23:06

    […] ayuda a bajar de peso. Pero esto es válido sólo si no se abusa de la heladera: “Durante la lactancia hay un requerimiento energético extra de sólo 200 a 400 calorías. El resto se saca de las […]

  2. Cuando disminuye la producción de leche materna - Crece Bebe - 15 de junio de 2010 | 22:28

    […] producción de leche materna está estrechamente ligada a la demanda del bebé. Así es como a mayor estimulación, el […]

  3. Primeras papillas - Crece Bebe - 10 de agosto de 2010 | 9:32

    […] y quinto mes. Como cualquier otro cambio, éste debe hacerse en forma lenta y paulatina, ya que un destete brusco y radical puede generar rechazo en el niño, tal vez porque se siente abandonado, y causar […]

Deja una respuesta