Hamaca nido para bebés

La hamaca nido que propone Cocconababy está diseñada especialmente para la forma del cuerpito del bebé, garantizándole la mayor comodidad, y así seguro que estará más relajado y tranquilo a la hora de dormir. Como puede verse la postura que el bebé adoptará es semi fetal por lo que la columna se curvará un poco previniendo así posibles problemas en los primeros meses del bebé.

Cuanto más cómodo esté el bebé al dormir más tiempo durará su sueño y se mejorará la calidad del mismo, pero también tiene otros beneficios para la salud del bebé tales como reducir el riesgo de plagiocefalia posterior o como más se le conoce: cabeza plana, una deformidad del cráneo que se logra por la presión externa que puede ejercerce por ejemplo cuando el bebé descansa boca arriba muy seguido.

Incluso esta hamaca puede ayudar al bebé a reducir el reflujo gastroesofágico, problema bastante común en los bebés, lo padece un 12% de los niños, y que a su vez puede generar otros inconvenientes de salud.  También debemos destacar que en le hamaca nido el bebé puede mover la cabeza para seguir objetos colaborando así con el desarrollo motor del bebé.

Es recomendada para los bebés en sus primeros meses, hasta los 3 o 4 meses y diseñada para aquellos bebés a partir de los dos kg de peso. Si quieres conocer más caracterísitcas puedes visitar la web oficial.

Escrito por | 11 de julio de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Ropa y accesorios.

El llanto de un recién nacido

El llanto de un recién nacido es el ruido más estruendoso que uno se puede imaginar. Acústicamente se ha comparado con los decibelios que emite un martillo neumático. Pero no es el dolor a nivel de tímpanos lo que nos angustia tanto cuando oímos llorar a nuestro bebé, sino la mezcla de emociones que nos invade: preocupación, pena, deseo de ayudarlo, impotencia y hasta la sensación de estar fracasando como padres. ¡Cuanto daríamos en estos momentos porque nuestro hijo no llorase nunca! Pero esto, naturalmente, no es ni posible ni deseable ya que nos impediría saber si el pequeño se encuentra bien o no.

¿Qué quieren los bebés cuando lloran? Esto nos lo preguntamos especialmente durante las primeras semanas; más tarde disponen de otros recursos para expresarse y su llanto es más fácil de interpretar.

El bebé, que acaba de dejar el confortable nido que representa el útero de su madre, necesita algún tiempo para asentarse en el frío mundo exterior. De ahí que existan tipos de llanto que después de algunas semanas desaparecen o se modifican. El recién nacido puede llorar por varias causas:

Soledad. Si bien existen bebés que durante las primeras semanas no quieren mas que comer y dormir, otros no soportan la soledad de su cuna. La necesidad de contacto físico no es menos importante que la necesidad de comer. Los bebés que lloran mucho sin motivo aparente, probablemente se sienten solos y agradecerán ser llevados en un portabebés sobre el cuerpo de la madre o del padre.

Sobreestimulación. Demasiada luz, demasiado ruido, demasiada intranquilidad… todo esto molesta al recién nacido. Incluso las morisquetas, con las que tanto disfruta el bebé mayor, pueden resultar excesivas en esta primera época.

Escrito por | 5 de julio de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

Abrigar al recién nacido

Al abrigar a un bebé debe imperar, sobre todo, el sentido común. Pasadas 24 horas desde su nacimiento, en general, lo adecuado es abrigarlo un poco más de lo que nosotros mismos estemos. Lo más difícil es saber si el bebé tiene frío o calor. Hay que procurar que no le falte ropa, pero que tampoco transpire. Fijarnos en nosotros mismos puede ser una buena pista.

¿Cómo saber si está pasando frío?

Hay que tener en cuenta que los pies y las manos del bebé no siempre son buenos indicadores. Puede ocurrir que no estén nada calientes y, sin embargo, el niño no tenga frío. Para estar más seguros podemos comparar varias cosas: la temperatura de la barriguita, la de las piernas, observar si tiene piel de gallina o si se queja y parece molesto. Por supuesto, si se le pone alguna parte del cuerpo morada que no sean los pies ni las manos, está claro que siente frío.

En cambio, para saber si tiene calor, lo mejor es fijarse en la nuca. Si la notamos transpirada, seguramente, estará acalorado.

Antes de proceder a vestir al bebé, el adulto debe plantearse tres cosas: los meses que tiene el pequeño, la actividad a desarrollar y en qué lugar va a encontrarse.

Escrito por | 2 de julio de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

¿Cuándo se debe cortar el cordón umbilical?

A pesar de lo mucho que se ha investigado, no existe consenso entre los expertos sobre el momento más adecuado para pinzar el cordón umbilical. Lo que sí parece claro es que, siempre que el recién nacido no presente asfixia y no haya una incompatibilidad del Rh grave, se puede aguardar hasta que deje de latir antes de separarlo definitivamente de la madre. Pero, eso sí, mientras tanto debe estar colocado a la altura de la placenta, ni más arriba ni más abajo.

La cuestión del corte no es, en absoluto, banal como pudiera parecer ya que, al practicarlo, se interrumpe el flujo de sangre que la placenta envía al bebé, tal como ha estado haciendo, y eso tiene algunas consecuencias.

(Leer más…)

Escrito por | 20 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Bebés.

Maniobras de reanimación para el recién nacido

En el primer minuto de vida, todos los recién nacidos son sometidos al test de Apgar. Con esta prueba se puntúan, del cero al diez, una serie de parámetros que permiten hacer una valoración objetiva del estado vital de la criatura.

El 90 por ciento de los bebés obtiene un nueve y sólo necesita la extracción del líquido claro que hay en la nasofaringe, lo que se hace con una aspiración suave. Los pequeños que han dado una cifra más baja reciben una serie de atenciones.
(Leer más…)

Escrito por | 20 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Bebés.

¿Su bebé tiene la cabeza grande?

Algunos niños nacen con cabezas grandes. Ecografías que revelan el tamaño de la cabeza de un bebé son a menudo sorprendentes para las nuevas madres, pero que tenga una cabeza grande en proporción al cuerpo es típico  y  hasta saludable. Muchos niños, especialmente varones, nacen con cabezas muy grandes.

Sonogramas que muestran el crecimiento de la cabeza pueden ser desconcertantes, pero muchas veces la cabeza de un feto crecerá a borbotones, ganando una gran cantidad de una semana y hasta casi nada de la siguiente. Lo mismo es cierto en cuanto al tamaño del cuerpo. A menudo, un niño parece ser mayor que lo normal al principio del embarazo, pero el crecimiento se nivela más adelante. Por el contrario, un niño pequeño puede tener un estirón justo antes del nacimiento.

Cabezón de ADN?

El tamaño de la cabeza tiene una tendencia a darse en ciertas familias, así que si usted está preocupado acerca de su bebé, pregunte por ahí. Sus familiares están seguros de recordar con cariño  el tamaño de la cabeza de su cónyuge cuando ellos nacieron.

Muchos niños, especialmente varones, tienen dificultades para encontrar sombreros o cascos de su tamaño y es posible que tengan que recurrir a las tallas de adulto. Esto no quiere decir que son anormales. Más del 60 por ciento de todos los recién nacidos presentan una cabeza anormalmente grande, por lo que no se preocupe si su hijo cae en esa categoría.

Escrito por | 11 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Parto y Primeros días y Primeros meses.

Relación de la madre con el recién nacido

Lo que  ginecólogos y pediatras llaman el vínculo madre-hijo es una relación funcional especial que se establece entre ambos en los primeros días de vida del bebé y que resulta decisiva para su desarrollo psicoafectivo.

Buscando estímulos. Esta comunicación puede producirse porque el recién nacido tiene, entre otras habilidades, un control excelente de la motilidad ocular. Él busca estímulos y, si algo llama su atención, mira y desvía la mirada.

Las habilidades de la madre. Cuando habla con el niño, la  mamá emplea un código diferente que estimula más al bebé. Lo hace en un tono más alto, en falsete, que va cambiando lentamente. Su voz es más musical y utiliza un ritmo distinto. Da mayor duración a las vocales y emite sonidos más variados. Cuando se dirige al niño, la mamá también cambia sus expresiones faciales. Suele poner cara de sorpresa, abriendo mucho los ojos, elevando las cejas y acercando y alejando la cabeza. Y lo que es más importante: forma su expresión muy lentamente y la conserva mucho tiempo porque sabe de manera innata que el niño necesita formar esquemas de sus diferentes gestos para aprender a reconocerla.

La respuesta del niño. El bebé mueve la cabeza, mira y, a medida que va haciéndose más grande, logra sonreír, emitir sonidos de vocales y tender les brazos.

Escrito por | 9 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

Luces y sombras para el recién nacido

La capacidad del recién nacido para diferenciar el contraste luz-sombra se debe al hecho de que ya desde el séptimo mes de vida intrauterina se desarrollan los bastoncillos o bastones (las células de la retina capaces de percibir la luz pero no el color).

De todos modos, durante el primer mes de vida maduran también las otras células de la retina: los conos, que perciben el color pero no la luz. Así pues, el niño, desde los primeros meses, puede ya ver los objetos más cercanos y diferenciar sus colores.

La coordinación de los movimientos oculares

La posibilidad de usar ambos ojos, función que se debe a la coordinación de los músculos externos que controlan los movimientos del globo ocular, se manifiesta hacia los tres meses y se completa hacia el primer año de vida.

Por su parte, la capacidad de percibir el sentido de profundidad, que presupone una perfecta coordinación entre el sistema nervioso y los músculos, para el perfecto enfoque de la imagen en la mácula (zona oval situada en el polo posterior, al fondo del ojo), y el completo desarrollo del área visual del cerebro, que permite enfocar exactamente y fundir las imágenes procedentes de las retinas de los dos ojos, se verifican hacia los 6 u 8 meses.

Escrito por | 6 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

Darle amor al recién nacido

Una situación frecuente es cuando los padres se desesperan porque el niño ha comido bien, ha dormido mucho, su colita está seca… y no deja de llorar. Y es que a veces se olvida que las necesidades del bebé no son sólo físicas, sino también afectivas. Por ejemplo, un recién nacido puede protestar porque se siente solo y reclama a su madre (el contacto corporal es tan importante y vital como el alimento).

El bebé no nace con capacidad de decisión y las experiencias le vienen dadas; si no hay un adulto que desee comunicarse con él, se queda apagado y triste, y esa carencia puede marcarlo de por vida en el ámbito afectivo. Es como no poner a una planta abono: crece, pero no de igual forma.

El niño necesita un ambiente cálido y acogedor, y los padres no deben privarle de muestras de cariño y ternura, de besitos, palabras amables, caricias y abrazos que hacen que el bebé se sienta querido. El amor es uno de los pilares sobre los que se asienta la confianza.

Escrito por | 20 de febrero de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

El bebé y la confianza en los padres

La confianza que el bebé deposita en sus padres, y en especial en la madre, tiene su origen en el tiempo de gestación y se manifiesta desde el inicio

• El bebé llega a un lugar desconocido donde lo único que le es familiar es el latir del corazón de la madre y su voz (también la del padre si le habló en el embarazo).

• Los primeros días, el niño agradece volver a escuchar esos recuerdos del pasado que le aportan seguridad y que son como un puente entre el mundo interior y el exterior. Por eso, muchos bebés se calman con sólo oír a mamá.

• El neonato reconoce también el olor materno y lo asocia a esa voz que ya leerá conocida. Y luego lo extiende a todas sus características, tanto físicas como afectivas (“cada vez que lloro, esa voz me acaricia”).

Escrito por | 19 de febrero de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

Artículos más antiguos »