Chupete natural para bebés

El chupete es un gran aliado de sus padres y prueba de ello es su nombre en inglés: pacifier o pacificador, es decir un sencillo objeto que sirve para calmar los ánimos del bebé.

Confieso que me he encontrado en medio de la noche desesperada por recuperar el chupete perdido, en medio de llantos y gritos. El chupete es un elemento básico del kit del bebé y a pesar de que las corrientes más naturales reniegan de su uso, en especial en el caso de los recién nacidos, la mayor parte de los bebés los usan a diario sin mayores trastornos.

En caso de no encontrar el chupete o bien si el bebé se niega a usarlo, puedes usar un recurso natural y muy práctico que te ayudará a calmarlo. Con sólo colocar el dedo meñique en el paladar de la boca del bebé crearás un chupete natural que le permitirá al bebé succionar siempre y cuando ejercer algo de presión con el dedo.

Es un recurso útil en momentos de desesperación o bien si prefieres evitar que el niño use chupete. Este método ayudará a relajar al bebé al tiempo y evitará los llantos, algo que además ayudará mucho durante la lactancia materna evitando que el bebé llegue cansado.

Escrito por | 22 de octubre de 2014 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.

Tipos de llanto del bebé

Lloran porque le duele algo, porque tienen sueño o simplemente porque está aburrido. Un bebé puede llorar por muchas razones y comprender sus necesidades no es algo fácil durante los primeros la primera etapa. Sólo el tiempo y el contacto con el bebé permite conocer sus llantos para así saber que puede ocurrirle y como ayudarlo a satisfacer sus necesidades.

Ahora bien, si eres una madre primeriza puedes prestar atención a la forma en que llora para así comprender que es lo que el bebé está tratando de decirte a través del llanto.

El llanto de hambre del bebé es rítmico y no muy agudo aunque estable: puede llorar un rato luego parar y volver a comenzar. Es como una larga queja que además puede acompañarse de otros indicios como abrir la boca, chuparse el dedo o buscar el pecho materno.

Cuando el bebé está incómodo se queja y lo hace con toda su energía. Así es como el llanto de incomodidad no para hasta que no se descubre la razón y se la modifica. Puede ser que tenga calor, que esté en una posición incómoda o que la ropa sea demasiado ajustada. Revisa estas cuestiones y todo aquello que puedas imaginar que le esté molestando.

Cuando un bebé se siente mal llora y puedes distinguir el llanto de dolor porque no cesa aún si les has dado de comer, si le has cambiado los pañales, lo has acunado, lo has cambiado de posición y lo has intentado dormir. En ese caso, consulta con tu pediatra.

El llanto de dolor del bebé es cuando has intentado darle de comer, lo has cambiado de posición y aún sigue llorando, trata de fijarte si tiene algún dolor y acude inmediatamente con tu pediatra.

Escrito por | 30 de diciembre de 2013 | 0 comentarios
Bebés.

Descifrando el llanto del bebé

Un bebé puede llorar más fuerte o más despacio, puede hacerlo en forma constante o espaciado, gritar o ser apenas escuchado. Distinguir el tipo de llanto nos ayudará a la hora de satisfacer sus necesidades y es por eso que es importante aprender a descifrar el llanto del bebé.

Cuando uno bebé tiene frío o calor es común que se muestre inquieto y llore de molestia para luego parar y emitir un quejido más tarde. Es importante revisar si está demasiado abrigado o bien hay que arroparlo más pues entonces dejará de llorar.

Los bebés enfermos pueden llorar muy fuerte y gritar de dolor o bien emitir quejidos suaves. En ambos casos hay que consultar con el pediatra pues aún un comportamiento demasiado sereno también es síntoma de alerta.

Cuando un bebé tiene sueño puede llorar suavemente como si se estuviese quejando. Es común que además se froten los ojos o se toquen las orejas. Puedes mecerlo para ver si se calma y entra en sueño.

Si tienen cólicos, el llanto es suave para volverse un grito cuando sienten dolor y si se trata de cambiar el pañal su llanto suele ser suave para comenzar y luego detenerse, como un alerta o un quejido.

Escrito por | 28 de diciembre de 2013 | 0 comentarios
Bebés.

El chupete y el sueño

Es común que cuando los bebés están muy dormidos arrojen el chupete de sus bocas y sigan durmiendo con placidez. El problema aparece cuando los padres escuchan algún ruido o quejido y entonces acuden al socorro del bebé para ponerle el chupete en la boca.

Lo cierto es que el chupete debería ser un objeto tranquilizador y no un inductor del sueño y es por eso que hay que saber bien cuándo brindárselo pues de otra forma se transformará en un problema. El bebé se acostumbrará a despertar por las noches una y otra vez sólo para que los padres acudan a colocarle el chupete.

Si el niño se despierta por la noche, algo muy común cuando es un bebé, no es necesario colocarle el chupete pues no lo necesitan para volver a dormir. Si respondemos demasiado rápido a los estímulos que nos demanda lo acostumbraremos a necesitar de nuestra presencia a través del chupete.

Los bebés por lo general se quejan, lloran o gritan pero esto no implica que estén despiertos. Lo mejor entonces será esperar porque al intervenir favorecemos la aparición de estos episodios.

Escrito por | 4 de diciembre de 2013 | 0 comentarios
Primeros meses.

La sonrisa social del bebé

Es en el segundo trimestre de vida en el que la sonrisa de tu bebé comienza a tener un valor social. René Spitz, investigador del desarrollo infantil, da cuenta de la misma como un indicador de maduración emocional y cognitiva del pequeño, entendiendo que para su adquisición el niño debe poder reconocer el rostro humano y registrar en él algo familiar, para luego recién dar lugar a su sonrisa. La sonrisa social se define entonces, como una respuesta voluntaria al reconocimiento del rostro humano.

A partir del sexto mes aproximadamente, se incluye la discriminación; es decir logra esta respuesta…”sonríe”…a algunas personas de su entorno afectivo, comenzará a diferenciar las personas conocidas, familiares, de las que no lo son. Es por ello que ya se notarán algunas preferencias a la hora de elegir a quién sonreír, en qué brazos permanecerá…seguramente los de su mamá serán sus preferidos, aunque ésto se extiende a su padre y otras personas cercanas.
El mundo social ya ha comenzado, por ello disfruta de observar a otros pequeños y de incluirse en eventos sociales.

Es importante en este período permitirle interactuar con otros, disfrutar de su presencia, compartir actividades. De esta manera estaremos favoreciendo su seguridad personal, su confianza y el sentido de familia.

¿Cómo favorecer que ría ?

Tu hijo se sentirá seguro y con ganas de seguir explorando si recibe de parte de los adultos que lo acompañan en su desarrollo, respeto por su singularidad y ánimo a la hora sortear algún obstáculo.

Este vínculo con el aprendizaje será la base para sus ganas de aprender en la vida.
Por eso:

* Estimula sus sentidos mirándolo, hablándole, acariciándolo

* Canta canciones infantiles y balancealo, mientras lo mirás y le sonríes

* Coloca un móvil sobre su cuna

* Incluye dentro de sus juguetes algún espejo de uso infantil
* Juega a las “palmas” o “tortitas”

* Juega al escondite detrás de una mantita, festejando el re encuentro con una sonrisa amplia

* Jugá a hacerle cosquillas y a reír juntos

Escrito por | 30 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.

Bañera anticólicos para bebés

Los cólicos son muy comunes durante los primeros meses de vida del bebé y están íntimamente relacionados con la maduración del aparato digestivo. Algunos recién nacidos sufren fuertes cólicos las primeras semanas de vida e incluso en ciertos casos se postergan hasta los tres meses o más.

Para evitar la aparición de cólicos nacen estas bañeras especiales que gracias a su formato permite que el agua tape casi por completo al bebé.

Las bañeras anticólicos Shantala tienen una forma especial que permite que el bebé adopte la posición que tenía antes de nacer en el vientre materno durante el baño diario. De esta forma, su cuerpo permanece cómodo y seguro pero cubierto por el agua al mismo tiempo para así evitar la aparición de los cólicos.

Además de estos beneficios, es una bañera muy cómoda para pisos pequeños pues ocupa muy poco lugar y puede ser almacenada en cualquier rincón cuando no está en uso. Además, consigue un importante ahorro de agua.

Las bañeras Shantala cuestan 20 euros y vienen en varios colores.

Escrito por | 13 de julio de 2012 | 0 comentarios
Ropa y accesorios.

El bebé necesita practicar

El niño necesita experimentar con su entorno para descubrir el mundo y aprender. El bebé se muere por explorar las maravillas que lo rodean. Para él es extraordinario comprobar cómo funcionan las cosas. No es extraño que se entretenga tanto repitiendo las acciones que empieza a comprender porque es así como consigue perfeccionar sus habilidades.

El primer año de vida es el más importante para el cerebro humano. Con cada descubrimiento se crean nuevos circuitos en el entramado neuronal del bebé. Es la etapa de mayor receptividad, y las repeticiones del niño (dar golpes, tirar objetos, insistir en una sílaba…) son el motor de su aprendizaje.

Entre los seis y los doce meses, el pequeño comienza a ser consciente de que es capaz de provocar cambios a su alrededor y disfruta investigando las repercusiones de sus actos. Está experimentando las leyes de causa y efecto: se da cuenta de que puede influir sobre su entorno, y esto le hace sentir que tiene poder. Y precisamente es el placer que se deriva de la sensación de poder lo que lo incita en algunas ocasiones a llevar la contra a los padres.

Si mañana descubre que su papá se enoja cuando lo ve escupir la papilla, seguro que lo toma en cuenta y emplea el truco varias veces seguidas delante de él, para llamar su atención. A fin de cuentas, más vale ver a papá enojado que ocupado en asuntos que no tienen nada que ver con su pequeña persona. Por supuesto, estos comportamientos, a veces, terminan agotando a los papis. Limpiar una lluvia de puré sobre la mesa o agacharse mil veces a recoger un juguete no es precisamente una tarea relajante. Lo malo es que la única alternativa posible -soportar los quejidos de un bebé enojado- tampoco es menos agotadora para ellos. Cuando los nervios llegan al límite, hay que buscar una solución.

Escrito por | 21 de junio de 2012 | 0 comentarios
Bebés.

Bebé de 10 meses

Puede notarse que en el bebé de 10 meses se produce un gran avance en el desarrollo de su pensamiento, siempre debemos aclarar que es una edad estimativa ya que el desarrollo puede variar de un niño a otro, a veces se diferencian en semanas en determinados progresos o incluso meses. También es importante aclarar que un niño puede tardarse más para incorporar cierta conducta pero puede estar más adelantado en otras.

Recuerda: Busca los objetos que han quedado grabados en su memoria y han desaparecido de su vista. Esto representa un gran paso en su desarrollo intelectual. También progresa rápidamente en el lenguaje y va comprendiendo lo que se le dice. Conviene que los padres señalen cosas y las nombren.

No se queda quieto: Sus ansias de autonomía lo incitan a lanzarse a explorar. Su mayor capacidad para desplazarse, por lo tanto, hace imprescindible extremar las medidas de seguridad, ya que corre riesgos constantemente. Se agarra a los barrotes de la cuna o a las sillas e intenta incorporarse aunque se cae de cola la mayoría de las veces.

Pide upa: Al bebé de esta edad le gusta que lo alcen en brazos y lo solicita. También señala lo que desea y se enoja si no se lo dan.

Escrito por | 6 de junio de 2012 | 0 comentarios
Bebés.

¿Cuándo llora el bebé?

Los estudios demuestran que los bebés lloran un total de una hora y 45 minutos cuando tienen dos semanas; tres horas diarias cuando tienen seis y una hora a las doce semanas. En general, cuando se descarta el hambre, los pañales sucios o alguna enfermedad, estos bebés son diagnosticados de padecer cólicos, producto de la irritación que les producen los gases. Algunos médicos también creen que el problema real no tiene que ver con los gases sino con la acidez.

Según los especialistas, la aparición de cualquiera de los dos síntomas está relacionada con el modo en que se les da de comer. Se trata de un ciclo vicioso: si el bebé tiene mucho hambre, tomará la leche del pecho o la mamadera con excesiva ansiedad, tragando más aire que leche. Entonces, vomitará y eructará, como lo hace naturalmente, pero sin sentirse satisfecho. ¿El resultado? Seguirá llorando cuando la mamá lo acueste porque se quedó con hambre. Para revertir este proceso es imprescindible tratar de relajarlo antes de darle de comer. Ofrézcale su chupete por unos minutos, déle un poco de su leche, deje que eructe o vomite y luego vuelva a darle de comer. De este modo evitará que el pequeño se llene de gases o sienta acidez.

Después de los tres meses, el llanto del bebé se reduce con estos pasos: establezca una rutina de alimentación, juegos, paseos y sueño; después de comer, llévelo a dar un paseo o déjelo jugar un ratito con su juguete preferido, pero nunca lo acueste inmediatamente. Además, aprenda a descifrar el llanto de su bebé: si lo hace con fuerza significa dolor o hambre; un llanto suave indica aburrimiento y uno con fastidio es síntoma de excitación.

Escrito por | 25 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

Estímulos para la capacidad visual del bebé

Desde el ler mes: situad al “alcance de la vista” del bebé los clásicos objetos utilizados para su higiene cotidiana, como el bote de los polvos de talco, las diversas esponjas, etc., procurando escogerlos de colores vivos. No hay que colocar la cuna frente a una pared sin ventana; procurad que el niño pueda percibir la luz de una manera uniforme.

Desde el 3er mes: haced que pueda ver las diferentes frutas de la temporada; que nunca le falten juguetes de colores intensos y de formas diferentes.

Desde el 4to mes: cuando lo llevéis de paseo en cochecito, mantenedlo sentado (sin que las correas le opriman) para que pueda observar todo cuanto haya que ver a su alrededor. Pasadle lentamente, por delante de los ojos, los juguetes de arriba abajo y de izquierda a derecha. Repetid este simple ejercicio de manera que el niño pueda captar las diferencias existentes entre los distintos juguetes.

Desde el 5to mes: dadle cubos de diferentes colores. Observad cuáles son los cubos en los que se fija más y tenedlo en cuenta para después poder escoger vestidos, colchas, muebles para su cuarto, etcétera, del color que más atrae su atención.

Desde el 6to mes: pintad en grandes cartones figuras geométricas distintas y con varios colores.

Escrito por | 6 de febrero de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.

Artículos más antiguos »