¿Cuándo se debe cortar el cordón umbilical?

A pesar de lo mucho que se ha investigado, no existe consenso entre los expertos sobre el momento más adecuado para pinzar el cordón umbilical. Lo que sí parece claro es que, siempre que el recién nacido no presente asfixia y no haya una incompatibilidad del Rh grave, se puede aguardar hasta que deje de latir antes de separarlo definitivamente de la madre. Pero, eso sí, mientras tanto debe estar colocado a la altura de la placenta, ni más arriba ni más abajo.

La cuestión del corte no es, en absoluto, banal como pudiera parecer ya que, al practicarlo, se interrumpe el flujo de sangre que la placenta envía al bebé, tal como ha estado haciendo, y eso tiene algunas consecuencias.

(Leer más…)

Escrito por | 20 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Sin categoría.

El baño después de la caída del cordón

El baño comienza a practicarse dos o tres días después de la caída del cordón, cuando se observa que la herida umbilical se encuentra completamente cicatrizada. Se trata habitualmente de un momento muy especial para la familia, de modo que es aconsejable elegir para el baño algún momento del día en que se encuentren todos, especialmente el papá. El recién nacido suele manifestar reacciones diversas: algunos bebés parecen muy complacidos desde la primera experiencia y otros lloran y se agitan hasta que logran una madurez que les permite comenzar a disfrutarlo.

El baño se debe practicar en una bañera para bebés (tipo catre bañera o de plástico rígido), en una habitación cálida de la casa. Es conveniente utilizar una cantidad abundante de agua que permita al niño moverse libremente. Su temperatura no debe sobrepasar más de 2 ó 3 grados la de la piel del niño. Sostenido adecuadamente, el niño puede ser desplazado suavemente en el agua, juego que suelen apreciar mucho los bebés, tal vez debido a que reviven experiencias previas al nacimiento, durante su permanencia en un medio acuoso dentro del vientre materno.

El baño se debe practicar diariamente y de ser posible a la misma hora del día, a la manera de un “ritual”. En algunos bebés suele tener un efecto relajante y los predispone mejor para la última mamada y el sueño, por lo que en estos casos, se aconseja practicarlo durante la noche.

Hay recién nacidos que rechazan los primeros intentos de bañarlos. Suelen agitar los brazos y las piernas y lloran al ser colocados boca arriba en la bañera. A estos niños conviene bañarlos, inicialmente, sentados, con la cabeza ligeramente inclinada hacia adelante, con mucha suavidad. Otra forma es hacerlo entre dos personas: mientras una se ocupa de sostenerlo a fin de que se sienta seguro, la otra se ocupará de lavarlo.

Si la madre debe banano sea, puede intentar apoyar al niño contra los bordes de la bañera, o lavarlo envuelto en una bata amplia de algodón para que el bebé se sienta “abarcado”. Es probable que en pocos días el niño tenga una actitud más tolerante, pero alguríos bebés empiezan a disfrutar y a jugar durante el baño después del segundo mes de vida. Para realizar una buena higiene puede utilizarse un jabón neutro suave de buena marca o un jabón de glicerina. Es conveniente también disponer de un shampú especial que no irrite los ojos.

Luego de haber concluido el baño, y secado cuidadosamente la piel, se completará la higiene corporal con una suave limpieza de oídos y ombligo mediante hisopos de algodón.

Escrito por | 7 de agosto de 2011 | 0 comentarios
Sin categoría.

Cuidados del cordón umbilical

La cicatriz umbilical es la única herida abierta del recién nacido, y debe ser cuidada como tal para evitar su infección. Desde el primer día de vida y hasta su caída,, que en general sucede en el hogar, el cordón deberá limpiarse de 5 a 7 veces diarias, en cada cambio de pañales. Este procedimiento tiene dos propósitos: por un lado facilitar la deshidratación y disecación del cordón y por el. otro, arrastrar gérmenes que fácilmente pueden criarse en él.

Los días de estadía en el hospital deben ser aprovechados para  familiarizarse con la sencilla técnica de higiene. Para realizarla se precisan sólo dos elementos: gasas estériles cuadradas de aproximadamente 7 centímetros de largo, y un frasquito con alcohol destinado exclusivamente a este uso. Se procede de la siguiente manera: antes que nada es necesario tener las manos perfectamente lavadas y secas. Se sujeta entonces el cordón por el hilo (o “clamp”) que lo ajusta, y se limpia minuciosamente su base (el lugar donde se inserta en el abdomen) con movimientos circulares, buscando arrastrar las secreciones.

Se continúa hacia arriba, no olvidando .limpiar también el “clamp” si aún está colocado (en algunas ocasiones se retira antes del alta). Luego se coloca una gasa seca alrededor del cordón. Esta maniobra debe ser efectuada sin aprensión, ya que el cordón, como un cabello o una uña no tiene sensibilidad. El llanto del bebé se debe generalmente a que le resulta desagradable el enfriamiento rápido de la piel por el contacto con el alcohol, pero no tiene relación con la manipulación del cordón que hace quien lo limpia.

Tratado de esta manera, el cordón cae entre el séptimo y el doceavo día, ocasión en la que pueden observarse unas gotas de sangre que salen normalmente al desprenderse. Debe vigilarse,en cambio, que no presente enrojecimiento de la piel a su alrededor, secreciones purulentas, olor fétido, o sangrado más intenso, casos en los que debe consultarse rápidamente al médico.

Escrito por | 6 de agosto de 2011 | 0 comentarios
Sin categoría.

La higiene del bebé con el cordón umbilical

El baño diario y el cuidado de la piel son algunas de las atenciones básicas que el bebé debe recibir una vez en casa. Para llevarlas a cabo correctamente, conviene tener en cuenta ciertos aspectos sencillos pero indispensables.

Cuando el recién nacido llega a casa, uno de los cuidados más importantes es asegurar una buena higiene de su cuerpo. Esta debe incluir la atención del cordón umbilical, baños periódicos y el cuidado de la piel, que debe mantenerse limpia sin necesidad de lavados constantes.

Paso por paso, damos aquí algunos consejos que pueden ser de utilidad para las madres que se encuentren en esta situación.

Antes de la caída del cordón


Deberá tratarse de mantener la piel del niño libre de secreciones, utilizando para ello una técnica que no afectejel t cordón umbilical. Pueden usarse compresas de algodón humedecidas con agua hervida entibiada, y si es necesario un jabón suave (de glicerina,por ejemplo).

Este procedimiento no debe efectuarse más que una vez por día, procurando higienizar al niño durante cada cambio de pañales, con algún producto aceitoso. Si debe utilizarse agua, se procederá a secar cuidadosamente la piel y se volverá a lubricar la zona del pañal con aceite o linimento oleocalcáreo.

Escrito por | 5 de agosto de 2011 | 0 comentarios
Sin categoría.

Cuidados de la herida umbilical

Antes de dejar la maternidad te explicarán cómo debes cuidar la herida umbilical; si no, solicítalo y sigue las instrucciones que te den. Los restos del cordón suelen caer entre los diez y catorce días después de nacer, aunque pueden tardar algo más o menos. Hasta que se desprenda el cordón, lo más importante es mantener la herida limpia y seca.

Para las curas, se necesitan gasas estériles y alcohol de 70 grados (de venta en farmacias). En cada cambio de pañal, debemos limpiar la zona con una gasita empapada en alcohol (la piel circundante puede protegerse aplicando crema infantil), luego, conviene exponerlo al aire un momento para que se seque y, a continuación, envolver la base del cordón con otra gasa (también se puede dejar sin cubrir).

Algunos pediatras prefieren no bañar al bebé hasta que la herida se cure; si lo bañas, asegúrate de secarlo bien. Si hay pus, enrojecimiento, mal olor o si el pequeño llora al tocarle la zona, llévalo al pediatra, ya que podría tener una infección.

Escrito por | 15 de marzo de 2011 | 0 comentarios
Sin categoría.

El cordón umbilical para tratar enfermedades en un futuro

Cada vez más familias deciden guardar el cordón umbilical de sus hijos recién nacidos para así tener en su poder un importante banco de células madres que en caso de enfermedades luego podrá ser utilizado para su curación.

Existen un conjunto de patologías que es posible tratar con la sangre del cordón umbilical, entre ellas diferentes tipos de leucemia, mielomas y la enfermedad de Tay Sachs.

Más allá de los trasplantes, la conservación del cordón umbilical abre una esperanza para otro tipo de enfermedades. Si bien aún no existen estudios concluyentes, las células madre podrían convertirse en otro tipo de células por lo que serían de vital importancia en el tratamiento de otras enfermedades como:

Enfermedades malignas
Cáncer (de ovario, de testículo, de mama, de células pequeñas de pulmón).
Tumores primarios del cerebro
Melanoma
Enfermedades no malignas
Diabetes
SIDA
Terapia genética
Artritis reumatoide
Regeneración de tejidos (tejido cardíaco, hepático, pancreático nervioso y de córnea).
Alzheimer
Esclerosis múltiple
Lupus eritematoso severo

Por el momento, se están realizando diversas investigaciones para aprovechar al máximo las bondades del cordón umbilical en la cura de estas patologías.

Vía: Guía infantil

Escrito por | 10 de diciembre de 2010 | 0 comentarios
Sin categoría.

La importancia de guardar el cordón umbilical

Cada vez más padres deciden guardar el cordón umbilical luego del parto debido a que en él se encuentran células madre, encargadas de formar los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas.

El cordón umbilical es de vital importancia en caso de enfermedades como:

– Leucemias (linfocítica aguda, mielógena aguda mielocítica crónica)
– Linfoma de tipo no- Hodgkin´s
– Mieloma múltiple (Neuroblastoma)
– Osteopetrosis Anemias (aplástica, Fanconi, falciforme)
– Beta talasemia (Síndrome de Wiskott-Aldrich)
– Tay Sachs (Síndrome de Hunter)
– Inmunodeficiencia combinada severa (Blackfan-Diamond)
– Lupus Síndromes (Hurler, Scheie, Sanfilippo , Morquio )
– Enfermedad de (Krabbe Gaucher, Niemann-Pick, Colman)

La utilización del cordón umbilical en estos casos tiene grandes ventajas pues es posible realizan un trasplante de células madre con evitando infecciones,  sin recurrir a terceros y con un índice de rechazo bajo. Por otra parte, estas células tienen la capacidad de crecer rápidamente.

Vía: Guía infantil

Escrito por | 2 de diciembre de 2010 | 1 comentario
Sin categoría.

Cuidados del recién nacido: higiene del cordón umbilical

Uno de los primeros desafíos de las madres primerizas es la limpieza del cordón umbilical. Si bien es algo que no debería alterarnos hay algunas madres que sienten siento temor hacia la tarea quizá por inexperiencia y por sentir que el bebé es demasiado frágil.

Para realizar una limpieza adecuada hay que prestar especial atención al cordón al cambiar los pañales evitando que se depositen secreciones en esa área. Es por eso que hay que limpiarlo con alcohol o productos cicatrizantes  y si bien hay que tener cierto cuidado hay que hacerlo en forma precisa y sin temor pues en esa zona no hay sensibilidad.

El contacto con el aire ayuda a la cicatrización entonces puedes doblarle el pañal para dejar esa parte al descubierto.

Para conocer el proceso a fondo puedes ver este vídeo en el que se muestra la higiene del cordón umbilical.

Puede interesarte: Un vídeo sobre la higiene nasal del recién nacido

Escrito por | 27 de noviembre de 2008 | 1 comentario
Sin categoría.