¿Qué significa crecer?

El crecimiento es el resultado de dos procesos relacionados: la maduración y el aprendizaje. La maduración consiste en una serie de cambios que derivan de todas las potencialidades que traemos al nacer. En cambio, el aprendizaje se vincula con la adquisición de ciertas formas de comportamiento como resultado dé determinados estímulos y experiencias que vamos pasando a lo largo de la vida. Crecer es ambas cosas: madurar y aprender.

Seguramente, ustedes saben que los bebés, para crecer, necesitamos amor, protección, alimentos, higiene, alegría. Todo esto nos permite desarrollarnos y madurar tanto física como psíquicamente. La relación que tengamos con el medio que nos rodea marca una huella imborrable que será la base, de la confianza en nosotros mismos y en los demás por el resto de nuestra vida.

El proceso de maduración neurológica nos permite expresar nuestro crecimiento de distintas maneras según la etapa en la que nos encontremos. Así como empezamos a sonreír alrededor de los dos meses, tomamos un objeto a los tres, ahora a los seis,  nos sentamos, más adelante nos vamos a parar y luego caminaremos. Esto significa que el proceso de maduración va cambiando, y de a poco, se organiza la corteza cerebral, despertando nuevas conductas…

Escrito por | 30 de mayo de 2011 | 0 comentarios
Bebés.

Niños inmaduros

El cuarto infantil está hecho un caos, la televisión encendida sin que nadie la mire, las remeras tiradas en cualquier lado… y él peleando con su hermano más chico y riéndose. ¿Crecerá alguna vez?, suspira la madre entre desesperada y divertida. Por supuesto, se trata sólo de un suspiro retórico, ya que en realidad ella sabe que más tarde o más temprano su hijo será un adulto.

Sin embargo, a veces los padres nos preguntamos en serio si alguno de nuestros hijos no será demasiado infantil para su edad. ¿Cómo saberlo?

Primero, no conviene comparar al niño con sus hermanos mayores. La memoria de los padres es muy frágil a veces y, por si fuera poco, no todos los niños se desarrollan igual y, además, no lo hacen en forma continuada, sino a saltos. Dentro de un mes, el pequeño puede haber cambiado por completo.

Será importante que observemos si en casa, en la plaza, en el vecindario... juega con niños más pequeños y si es muy distinto de los de su propia edad. También es aconsejable observar cómo lo tratan los adultos. A menudo se espera de un niño alto más que de otro bajito, aunque ambos tengan la misma edad. En los dos casos, el niño no reaccionará adecuadamente.

Por otra parte, hay que recordar que el hecho de que sea inmaduro no significa que tenga bajo nivel intelectual, ni mucho menos. Un chico puede ser bastante torpe en sus movimientos y acciones o demasiado infantil en lo que se refiere a su trato social y, sin embargo, ser un niño muy inteligente. Además, tarde o temprano madurará. No olvidemos que cada uno tiene su propio ritmo, y hay que saber respetarlo.

Los padres que sobreprotegen a su hijo, manteniéndolo alejado de las dificultades y no dándole libertad para tomar sus propias decisiones, no deben extrañarse si el pequeño reacciona mostrándose muy dependiente.

Escrito por | 11 de octubre de 2010 | 0 comentarios
Niños.

Más sobre el crecimiento infantil

• ¿ Se crece más durante el sueño o durante los procesos febriles? Sí. Los mayores picos de secreción de la hormona del crecimiento se segregan durante el sueño, pero no es en el único momento donde esta hormona actúa, puesto que también se crece durante el día. En cuanto a la fiebre, está comprobado que ésta es un estimulador de la hormona del crecimiento, de ahí que muchos niños “peguen un estirón” después de una enfermedad donde haya aparecido la fiebre.

•¿Se puede saber la estatura que tendrá un niño cuando sea adulto? Se puede predecir con un margen de error de unos centímetros. A partir de los seis años es posible realizar unas sencillas pruebas, antecedentes familiares, ritmo de crecimiento del niño mediante mediciones periódicas y una radiografía de muñeca, que nos darán la altura aproximada del futuro adulto.

•¿ Un niño bajito será un adulto bajito? No necesariamente. Hay niños que, por diferentes razones ambientales u hormonales, tienen un crecimiento más lento y en un momento determinado adquieren el ritmo normal consiguiendo una altura correcta e, incluso, elevada. También hay niños que, por diversas razones patológicas, sufren una maduración ósea acelerada, para después detenerse y no alcanzar demasiada estatura.

•¿Es posible crecer siendo ya adulto? No es posible, ya que el proceso de crecimiento finaliza en la pubertad, al cerrarse los cartílagos de los huesos.

• ¿Qué repercusiones psíquicas se pueden dar en los niños muy bajos o muy altos? Por lo general, se llenan de complejos, sufren de una excesiva timidez, se sienten inadaptados en su entorno, y en muy poca estima. La mejor solución es el diálogo, la comprensión y el cariño de la familia para que sepa hacer frente a sus problemas. En algunos casos se hace conveniente la ayuda de una orientación psicoterapéutica aportada por psicólogos o psiquiatras.

Escrito por | 6 de agosto de 2010 | 3 comentarios
Bebés y Niños y Primeros años y Primeros meses.

Sobre el crecimiento infantil

•¿Influye en el desarrollo el número de hermanos que se tengan o el lugar que se ocupe en el orden de nacimiento? No hay nada comprobado, pero sí es cierto que, en algunas ocasiones, los primogénitos son más bajos y los últimos suelen ser más altos. Estas diferencias de estatura se deben, además de a la propia configuración genética, a la alimentación que ha seguido cada niño y, en gran medida, a las enfermedades que han padecido durante el primer año.

•¿Por qué puede producirse una detención en el proceso de crecimiento? Suele deberse a un déficit alimenticio, por lo general infrecuente en las sociedades desarolladas. Las causas más comunes son de carácter hormonal: hipotiroidismo, alteraciones gonadales o una insuficiente secreción de la hormona del crecimiento.

¿Hasta qué edad se crece? El proceso de crecimiento termina cuando se cierran los cartílagos de conjunción que unen las extremidades de los huesos. Suele ser en el período de la pubertad, que no se produce a la misma edad en los niños y en las niñas.

La aparición de la menarca o primera regla en las niñas significa que ha comenzado el proceso de desaceleración del crecimiento. Finaliza el “estirón”. Desde ese momento, será más lento y concluirá tres años después.

En los niños esta etapa no está tan marcada y es más lento y largo que en las niñas, de ahí que, normalmente, tengan más estatura los varones que las mujeres. Se suele caracterizar por la maduración de los órganos genitales y la aparición de los rasgos sexuales secundarios: barba, bigote, voz grave.

Escrito por | 4 de agosto de 2010 | 1 comentario
Primeros años y Primeros meses.

La alimentación y el crecimiento del bebé

¿Qué importancia tiene la alimentación?

La alimentación desempeña un papel fundamental en el desarrollo y crecimiento del niño. Una alimentación sana y equilibrada siempre influirá positivamente. Pero hay que tener presente que “no crece más quien más come, aunque sí crece menos quien come mal”.

Un régimen alimenticio correcto debe tener una proporción adecuada de hidratos de carbono (55 %), grasas ( 30% | y proteínas (15 %). Los hidratos deberán ser aportados por las legumbres, féculas y el pan: las grasas, tanto animales como vegetales, se encuentran en el aceite, carnes, pescados, huevos, manteca, leche, etcétera; y las proteínas están contenidas en el pescado, las carnes y la leche. Todo ello debe ser complementado por vitaminas y minerales, que se encuentran en las frutas y verduras.

•¿De qué depende la estatura?

En los últimos años, pueblos como Japón y algunos de la Comunidad Europea -entre ellos España- han visto mejorada su estatura a través de la modificación de ciertos hábitos, entre ellos la alimentación. También influye en ese “estirón” una mejor calidad de vida, educación adecuada y la información que ofrecen los medios de comunicación.

Escrito por | 17 de julio de 2010 | 1 comentario
Bebés y Primeros meses.

El desarrollo de los gustos en los niños de 1 a 2 años

A medida que nuestros hijos crecen, comienzan a desarrollar sus preferencias personales y es tarea de los padres acompañarlos durante este proceso madurativo que comienza a percibirse en especial a partir del año de vida del bebé.

Durante ese primer año el niño comienza a autoafirmarse y ese proceso se percibe en diversos comportamientos. Sólo intenta demostrar sus preferencias en forma exagerada, ansioso por demostrar sus gustos y lo grande que es.

Este cambio se produce porque el niño se ha separado de la imagen materna y ya no piensa que son uno sino dos personas separadas. Es entonces cuando descubre que puede hacer lo que quiere y está bien dispuesto a ejercer esa independencia.

Es común que entonces se nieguen a recibir la ayuda de los padres aún cuando la necesiten. También enfatizan sus gustos y aquello que no les gusta. El conflicto es moneda corriente en este proceso pues por un lado los niños quieren hacer aquello que desean pero por el otro aún desean fuertemente que los padres lo quieran.

El resultado es que aún cuando intenta salirse con la suya necesitará de la ayuda de los padres y el apoyo emocional pues es demasiado pequeño para arreglárselas solo.

Escrito por | 28 de junio de 2010 | 0 comentarios
Primeros meses.

El proceso de crecimiento infantil

El proceso de crecimiento infantil requiere una especial atención por parte de los padres. Un niño sano, educado con amor y alimentado adecuadamente, crecerá en forma normal. Pero los factores que intervienen en este largo proceso, que se inicia en el vientre materno y concluye en la pubertad, son muchos. Las siguientes son algunas de las preguntas que más frecuentemente se hacen los padres.

¿Por qué crecemos? El organismo comienza siendo una célula y, con el tiempo, llega a alcanzar un tamaño determinado, dependiendo de las características propias de la especie a la que pertenece. El ser humano ha ido aumentando de altura en el transcurso de los siglos. Desde la Edad Media hasta nuestros días, la estatura se ha incrementado algo más de 20 centímetros. Actualmente, la altura media del varón se sitúa en 1,74 metros y la de la mujer en 1,62 metros. Esto se debe a una mejora en la alimentación, una mayor higiene personal, un descenso de las enfermedades infecciosas, a los avances de la medicina, etcétera.

¿Cuál es el ritmo normal de crecimiento? Los criterios de referencia para los niños que se desarrollan en circunstancias de salud y educación normales señalan que en los primeros cuatro años el niño crece unos 50 centímetros, cifra que irá incrementándose en siete centímetros anuales hasta que cumpla siete años. A partir de esta edad, el aumento será de cinco centímetros cada 12 meses. El ciclo de crecimiento concluye en la pubertad, período más prolongado y tardío en los niños que en las niñas.

Escrito por | 25 de junio de 2010 | 6 comentarios
Salud y Salud.

El primer contacto con la naturaleza

El primer contacto con la naturaleza no suele ser nada fácil, pero los pequeños comprenden enseguida que están frente a un universo atractivo y fascinante por descubrir.

Solana aprendió a caminar sobre parquet, alfombras y baldosas. Sin embargo, nunca había experimentado la sensación de andar por el campo, pisando el pasto. Cuando sus padres la llevaron a un jardín por primera vez, esta primavera, y la pusieron descalza sobre el suelo, su cara fue todo un poema. Una mezcla de estupor, incomodidad y disgusto, frente a ese terreno desconocido, se reflejaba en sus gestos a cada paso. Encima, cada vez que se caía, tenía que apoyar sus manitas también, con lo cual el contacto de la hierba con su piel era mucho mayor.

El pasto no se parecía en nada a lo que ella estaba acostumbrada a pisar. Y los bichitos que corrían, saltaban o volaban por todas partes tampoco le inspiraban mucha confianza que digamos.

Como primera reacción, resulta de lo más normal. Sin embargo, a los pocos días, la actitud de los niños suele cambiar radicalmente. Poco a poco pierden el miedo a los bichos. Quieren probarlo todo, investigar, explorar. Su curiosidad se desata y ya no hay quién los pare. ¿Por qué el agua del arroyo se escurre entre los dedos? ¿Por qué las flores se dejan arrancar? Interrogantes que surgen frente a cada fenómeno de la naturaleza. Y la única manera que tienen para salir de dudas es investigando hasta quedar satisfechos.

Escrito por | 19 de marzo de 2010 | 4 comentarios
Bebés y Primeros meses.

El bebé se reconoce

Durante los primeros meses de vida, el pequeño no distingue entre el cuerpo de su madre y el suyo propio. Si pudiéramos preguntarle, no conocería la diferencia entre “esto soy yo” y “aquello no soy yo”. Una de las tareas que todos los bebés deben superar durante su primer año consiste en aprender a reconocerse a sí mismos: éste es mi cuerpo; incluso aquello tan lejano, lo que los mayores llaman pies, forma parte de mí; más allá empieza el no-yo.

Esto lo aprende el bebé a través del contacto con otras personas, especialmente con los padres al principio. Se trata de un proceso más lento de lo que solemos imaginar. Incluso el niño de dos años aún percibe su propio cuerpo en forma global. Por ello, todos los niños de esta edad que sienten algún dolor dicen “me duele la panza”. En realidad, puede tratarse de un dolor de oídos, pero ellos siempre creen que les duele “la pancita”.

Por supuesto, ninguna madre acariciará a su bebé con el único fin de fomentar la estructuración de su cerebro. Tampoco la moverá la intención de ayudarlo a establecer los límites entre su propio cuerpo y el mundo exterior.

Por el contrario, lo acuna y lo abraza espontáneamente, sin pensar en otra cosa que en el amor que siente por él. Afortunadamente, pues de lo contrario la humanidad ya habría dejado de existir.

Escrito por | 18 de marzo de 2010 | 0 comentarios
Bebés.

La estatura de los niños

Aunque el crecimiento depende en gran medida de la salud alimentaria de los niños, la estatura no es signo de perfección ni equilibrio orgánico. La medida de altura se hereda de los padres, tanto como la constitución. Un niño de padres bajos y contextura ancha y fuerte, difícilmente logrará, de grande, una figura longilínea por más que se someta a dietas estrictas y muchas horas diarias de deportes, pero la actividad física a diario iniciada de pequeño ayudará a lograr un poco más de esbeltez, mejor que si no hiciera deportes.

Hay profesionales que promocionan el uso de hormonas de crecimiento para estimular el desarrollo en hijos de personas bajas. Estos tratamientos son un arma de doble fijo, dicha hormona actúa en el delicado sistema endocrino, un complejo mecanismo de sustancias químicas producidas por el organismo, que si se altera con el agregado de una cuota extra de alguna de dichas sustancias, en este caso la hormona de crecimiento, el desequilibrio endocrino puede dar lugar a serios dolores de cabeza.

Son muy efectivos si se aplican en niños de crecimiento defectuoso o alterado y donde se encuentra explícitamente la falla endocrina. Pero estos tratamientos no son aptos en niños normales sólo con el fin de que, caprichosamente, sean un poco más altos.

Alrededor de los veinte años el crecimiento cesa. La hormona de crecimiento que años antes era la responsable de los grandes estirones, a esta edad, se ocupa de la desaparición del cartílago de crecimiento, situado cerca de los extremos de los huesos, consistente en una porción de tejido que a lo largo de los años hace que los huesos crezcan.

Escrito por | 17 de marzo de 2010 | 1 comentario
Niños y Primeros años.

Artículos más antiguos »