Los niños que no prestan atención

No escuchan lo que se les pide, en el colegio se distraen y no se pueden quedar quietos: el déficit atencional en la infancia es un problema que debe diagnosticarse y tratarse para que los niños puedan mejorar su rendimiento. Todos los niños se distraen con facilidad, sin embargo, el déficit atencional, como lo diagnostican los expertos, se manifiesta a través de ciertos síntomas. Estos son los principales.

• Fallas de atención en, por lo menos, dos lugares (puede ser en el hogar, en la escuela o en el grupo social). Estas conductas suelen presentarse antes de los siete años y tener más de seis meses de existencia.

• Los niños con déficit atencional pueden manifestarlo a través de la hiperactividad (les resulta muy difícil quedarse quietos, hablan excesivamente, no pueden quedarse sentados, etc.) o a través de un permanente estado de ensoñación.

• No siguen las instrucciones que se les imparten.

• Evitan las tareas que requieren esfuerzos y descuidan sus actividades diarias.

• No terminan lo que empiezan, cambian de una actividad a otra dejando abandonadas tareas que abordaron con entusiasmo.

• Pueden ser impulsivos y poco tolerantes ante la frustración.

Escrito por | 10 de octubre de 2011 | 0 comentarios
Sin categoría.

Déficit atencional

El déficit atencional es un problema que puede pasar inadvertido, sin embargo afecta a entre el 5 y el 10 % de la población. Generalmente se revela cuando los niños ingresan a la primaria, o al jardín, momentos en los que deben comenzar a cumplir ciertas normas. Si esta dificultad no es atendida puede causar problemas en la conducta y la escolaridad, que a la larga se traducen en un sentimiento de desvalorización y baja autoestima por parte de los niños.

Generalmente se revela cuando los niños ingresan a la primaria, o al jardín, momentos en los que deben comenzar a cumplir ciertas normas. Si esta dificultad no es atendida puede causar problemas en la conducta y la escolaridad, que a la larga se traducen en un sentimiento de desvalorización y baja autoestima por parte de los niños.

Si las causas físicas se han descartado, lo más conveniente es hacer una consulta psicopedagógica. La forma correcta de tratar estos casos es ayudar a los niños a construir estrategias para que ellos puedan dar respuestas frente a situaciones conflictivas. El tratamiento también debe involucrar a los padres y a los docentes para que comprendan la problemática y actúen poniendo los límites y las exigencias adecuadas.

El Déficit de Atención es una realidad que vive día a día el niño que lo padece, pero también es una realidad que tiene lugar en el seno de la familia y que debe afrontarse desde ella.

Escrito por | 9 de octubre de 2011 | 0 comentarios
Sin categoría.