Los bebés descalzos, más maduros e inteligentes

Mi hijo menor no quiere ponerse zapatos. Nunca. Tiene apenas un año y cinco meses pero se quita los zapatos como nadie, con una habilidad que me impresiona. También los calcetines. Sólo quiere tener los pies al aire libre, sentir la libertad de caminar descalzo para experimentar el mundo.

Su intuición no es errada, muchos estudios revelan que es la mejor forma para conocer todo aquello que los rodea, sentir el piso y que las terminaciones nerviosas de sus pies los ayuden en el proceso.

Un nuevo estudio incluso explica que el calzar a los bebés y niños pequeños puede afectar negativamente a su desarrollo. También señala que los niños descalzos desarrollan mejor su inteligencia

El nuevo estudio llamado “Podología preventiva: niños descalzos igual a niños más inteligentes“ fue realizado por Isabel Gentil García, Profesora de la Escuela Universitaria de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad Complutense de Madrid. Luego de analizar diversas fuentes bibliográficas vinculadas al desarrollo psicomotriz del niño, tratados de neurología y las principales Teorías sobre el desarrollo de la inteligencia en el niño se llegó a la conclusión de que el movimiento físico y el estimulo sensorial del bebé a través de los pies descalzos es factor de aceleración de maduración, del desarrollo propioceptivo y del desarrollo intelectual del niño.

¡Así es que a descalzar a los peques para que conozcan el mundo y desarrollen nuevas sensaciones y habilidades!

Vía: Bebés y más

Escrito por | 8 de agosto de 2014 | 0 comentarios
Bebés.

El dibujo en los niños pequeños

Los dibujos realizados por los niños permiten apreciar su evolución y dan cuenta del desarrollo de la motricidad fina.

En un comienzo los niños intentarán escribir realizando marcas en la hoja para ir trazando líneas y adquirir una mayor destreza. Para dibujar hay que reunir una serie de habilidades motoras finas, en especial al momento de coger el lápiz. Por otra parte, alienta la imaginación y el sentido visual.

Es por eso que se recomienda incentivar el dibujo en los niños. Puedes darles hojas y lápices de colores, marcadores para bebés o ceras. Elige productos lavables que se limpian con facilidad en la lavadora y da rienda suelta a la creatividad.

Otra opción es elegir tizas para dibujar en el suelo o si te atreves incluso puedes probar con acuarelas y pinceles.

Permítile dibujar con los dedos para así desarrollar la motricidad y la creatividad, hasta puedes realizar marcas con sus manos y pies.

Escrito por | 9 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Niños y Primeros años.

Desarrollo del bebé de 3 a 6 meses

Hacia los cuatro meses de vida del bebé se produce una verdadera revolución. El pequeño ya no es ese recién nacido que apenas podía ver sino que ahora es un ser que se nutre de su entorno y manifiesta sus emociones.

Durante esta etapa el bebé desarrolla su percepción de los distintos colores y controla más sus movimientos. Es por eso que le gusta tomar los objetos y llevárselos a la boca para conocerlos. También tiene un mayor control de la cabeza y puede girarla cuando escucha una voz conocida. Si está boca arriba, es común que mueva las piernas e intente tomar los objetos que cuelgan. A medida que los meses transcurren le interesan más objetos y disfruta de las formas, las texturas, los colores y los sonidos. Es por eso que tomará los objetos y los chupará, mirará y golpeará pues de esta forma los descubre.

Hacia los seis meses de edad los bebés ya pueden sentarse y entonces cambia la percepción del mundo. La independencia es cada vez mayor y mejora la precisión para agarrar las cosas.

Los bebés de 3 a 6 meses son muy sensibles al tacto y es por eso que disfrutan de las caricias y los besos. ¡Es una etapa de sonrisas y balbuceos que derretirán a los padres!

Escrito por | 9 de septiembre de 2011 | 0 comentarios
Primeros meses.

Desarrollo del bebé de 0 a 3 meses

Los recién nacidos comienzan a percibir el mundo y a desarrollar habilidades. Instintivamente, desde que nacen reconocen la voz de la madre, se prenden al pecho y perciben su olor. También pueden escuchar, oler, tocar y saborear las cosas aunque aún no controlan sus movimientos. A medida que corren los meses comienzan a sostener su cabeza y a seguir con la mirada los movimientos de personas y objetos.

Durante los primeros tres meses al estar boca arriba, se sienten libres para mover los brazos y las piernas además de percibir el mundo que se encuentra a su alrededor. Hacia los tres meses, los bebés demuestran sus emociones fijando la vista en las personas que conocen al tiempo que disfrutan si son mirados. Incluso es posible que comience a sonreír. Las caricias y mimos son fundamentales para establecer el contacto y ayudarlos a descubrir su cuerpo.

Los colores con contrastes les atraen la atención y pueden ver objetos con claridad a una distancia de entre 20 y 25 centímetros. Los sonidos también son foco de interés.

Escrito por | 8 de septiembre de 2011 | 0 comentarios
Primeros meses.

El lenguaje del bebé de un año

A partir del año de edad, la evolución del niño avanza como por arte de magia. Más que en ningún otro momento previo, el bebé incorpora nuevas habilidades, tanto físicas como intelectuales.

La relación con sus progenitores es cada vez más intensa pues ahora el bebé se comunica mucho más, haciendo gestos, balbuceando e intercambiando objetos. Los sonidos formas parte del lenguaje y hay bebés que incluso sorprenden con sus primeras palabras.


El ritmo de la evolución varía de niño en niño aunque lo que predomina en todos los casos es el rotundo avance en esta evolución. Hacia el año, los bebés comprenden mucho más de lo que pueden expresar y es por eso que hay que prestar atención a sus gestos y al lenguaje de señas.

Cuando comienzan a decir sus primeras palabras es común que utilicen una sola palabra para varios significados por lo que hay que estar atentos a la entonación, que varía en cada caso.

Es común que las primeras palabras de los niños estén asociadas a su vida cotidiana. El sueño, las comidas, los juguetes o las personas que ve más a menudo lo incentivan a aprender palabras que luego repetirá una y otra vez.

Escrito por | 30 de marzo de 2011 | 0 comentarios
Bebés y Niños.

Bebés de 1 año y la seguridad en el hogar

El año de vida no sólo marca un hito en la vida de los padres sino también en la de esa criatura que comienza a dejar de ser un bebé para pasar a ser un niño pequeño. Más allá de la enorme emoción que supone el cambio de etapa, es momento de pensar en cuestiones prácticas como la seguridad en el hogar.

Esto es esencial dado que hacia el año de vida la independencia motriz del bebé es cada vez más grande. Hay bebés que incluso caminan con 10 meses de edad y es por eso que la casa debe estar a salvo de posibles peligros.

Lo mejor es comenzar cuando el bebé comienza a desplazarse por su cuenta. El gateo es el mejor indicador de que es momento de instalar protecciones en balcones, levantar objetos y adornos peligrosos y quitar del alcance del niño cualquier objeto que apreciemos.

Hacia el año, la independencia motriz es mucho mayor pues aún cuando el bebé no camine sus movimientos son firmes y logra moverse por todos los ambientes sujetándose de los muebles. La exploración es el motor de esta etapa pues los bebés querrán conocer el mundo que los rodea al tiempo que agilizan sus habilidades motrices cogiendo objetos pequeños.

Aleja los objetos pequeños de su alcance pues es como si olfatearan cualquier cosa diminuta que está a su alcance. Recuerda que pueden llevarla a la boca.

Escrito por | 30 de marzo de 2011 | 0 comentarios
Bebés.

Los gritos del bebé

Mi bebé de 10 meses no sólo me llama desde su cuna gritando “ma-ma” sino que ahora se las ingenia para dar pequeños alaridos y así expresar todo su potencial.

Confieso que hay momentos en los que siento cierta irritación. ¿Es que ya tiene capacidad de quejarse? Mejor es pensar que es sólo una cuestión de su propio desarrollo…

Los bebés de 10 meses están descubriendo sus cuerdas vocales y entonces emiten esos gritillos sólo para escucharse y probar sus nuevos sonidos. Si bien no son conscientes de sus actos, los sonidos también expresan la necesidad de atención. O bien cierto disgusto frente a algún límite.

De sólo pensar que mi bebé tan pequeño ya manifiesta sus opiniones se me eriza la piel…¿qué me espera entonces cuando tenga 5 o 10 años? Bien, lo primero es mantener la calma pues esta es sólo una de las muchas etapas que transitaremos junto a ellos. Los bebés de esta edad gritan cuando sienten frustración y este sentimiento aparece cuando no obtienen algo que quieren.

Lo peor que puedes hacer es intentar callarlo gritando por encima pues entonces sólo te copiará y será una historia sin final feliz. Lo mejor es conservar la calma y tomarlo con humor. Intenta distraerlo si grita porque quiere algo y dale muestras físicas de tu amor.

Finalmente, el desarrollo continuará su curso y esta etapa será sólo uno de los tantos recuerdos que te ha dejado tu hijo.

Escrito por | 31 de enero de 2011 | 0 comentarios
Primeros meses.

El desarrollo de la independencia del bebé

Los bebés pequeños no tienen sentido de la individualidad y así es como sienten que ellos y sus madres son una sola persona. La figura materna es tan sólo una prolongación de su propia figura y el sentido de independencia llegará a medida que se desarrolle.

Así es como llegan a los 6 o 7 meses y se produce la primera fisura. Es entonces cuando comienza a percibir que él y su madre no son uno y aparece cierta angustia, un sentimiento que incluso se profundiza con los meses y a medida que crece esta distinción.

Hacia los 7 meses los bebés advierten que son independientes y es por eso que aparece el miedo a que la figura materna no regrese cuando los deja. Entonces rompen en llanto y reclaman su presencia en forma constante, en especial durante la noche. Durante los meses siguientes, el sentido de la independencia crecerá y hacia el año de vida el bebé podrá diferenciarse de su madre. Si bien hasta los dos años de vida es común que lloren cuando se los deja en la guardería, a medida que crecen la angustia será menor pues la acumulación de experiencia les indica que la mamá regresará por ellos.

Para afianzar su independencia y confianza se recomienda incrementar las actividades independientes. Hay que incentivar al bebé para que coma solo, aprenda a vestirse, tome el biberón o el vaso o entre solo al coche pues a mayor independencia, menores serán sus temores frente a la ausencia de la madre.

Escrito por | 31 de enero de 2011 | 0 comentarios
Primeros meses.

El comportamiento del bebé de 10 meses

Los 10 meses del bebé marcan un período de importantes cambios. Es entonces cuando los peques comienzan a dar indicios de su personalidad y así es como algunos sonríen mientras que otros se vuelven tímidos.

Ahora también manifiestan sus emociones con mayor claridad y así es como protestan y demuestran aquéllas cosas que no les gustan e intentan hablar y comunicarse con gestos. Es una etapa de grandes cambios, con angustias que sobrevuelan la escena debido a la creciente independencia y a la separación que esto provoca en relación a sus madres.

A los 10 meses los bebés comprenden el “no” y si bien aún no dejarán de hacer lo que estaban haciendo entenderán el límite. Es por eso que se recomienda repetir la prohibición una y otra vez pues si bien la comprenden también la olvidan fácilmente.

Escrito por | 30 de enero de 2011 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.

El desarrollo físico del bebé de 9 meses

Los nueve meses del bebé marcan una etapa llena de desafíos, no sólo para los peques que cada día adquieren una mayor independencia sino también para sus padres que ahora más que nunca deberán seguir de cerca su evolución para evitar accidentes.

Esta etapa es tan divertida como riesgosa pues si bien es común que los bebés gateen e incluso se paren apoyados sobre mesas o sillones aún no lo hacen con demasiada firmeza y los golpes están a la orden del día.

La exploración es el gran sello de este período de crecimiento pues el mundo se vuelve una verdadera caja de sorpresas y así es como los bebés desean conocerlo todo, más aún cuando ya pueden hacerlo por sus propios medios, ya sea mediante el gateo, parados o reptando.

En algunos casos, la independencia se refleja también en el vínculo con sus padres. Muchos bebés manifiestan un mayor apego especialmente con la madre así como una mayor demanda, en especial cuando ella no está cerca. Sólo resta tener mucha paciencia para reforzar la seguridad del niño en esta nueva independencia adquirida.

¿Lo más divertido? El desarrollo del lenguaje y las señas.

Escrito por | 7 de enero de 2011 | 0 comentarios
Primeros meses.

Artículos más antiguos »