Cómo elegir el jardín de infantes

Pese a estar en vacaciones, seguramente habrá padres que todavía no han anotado a su hijo en el jardín o en la guardería. Estarán pensando entonces cuál elegir, porque luego el comienzo de las clases  se viene encima  y hay que decidirse.

El mejor punto de partida es tener en cuenta que el jardín de infantes no debe ser un mero “depósito” de niños, sino un lugar de aprendizaje que cumpla con determinadas pautas.

Ubicación. Se debe buscar un centro próximo a la casa, que reúna todas las medidas de higiene y sea lo más amplio posible, bien aireado y con luz natural. El turno se elegirá de acuerdo con las necesidades de los padres.

Un vistazo a las instalaciones. Además de los espacios comunes, debe tener áreas adecuadas para el aseo y un jardín o un patio para que los niños puedan jugar al aire libre. Cuidado con las escaleras poco vigiladas o las ventanas peligrosas.

Aprendizaje. En lo posible, los grupos tienen que ser reducidos para que la enseñanza sea personalizada. Es importante saber si se favorece y estimula la capacidad creadora de los niños; si se organizan actividades donde ellos puedan experimentar con formas y colores; si se fomenta la amistad y la solidaridad.

Relación padres y maestras. También hay que averiguar qué tipo de comunicación tienen los docentes con los padres. Si existe un diálogo permanente entre ellos. Si hay reuniones para informar sobre la evolución del niño y se aceptan críticas y sugerencias.

Escrito por | 23 de julio de 2012 | 0 comentarios
Niños.