Cómo elegir el jardín de infantes

Pese a estar en vacaciones, seguramente habrá padres que todavía no han anotado a su hijo en el jardín o en la guardería. Estarán pensando entonces cuál elegir, porque luego el comienzo de las clases  se viene encima  y hay que decidirse.

El mejor punto de partida es tener en cuenta que el jardín de infantes no debe ser un mero “depósito” de niños, sino un lugar de aprendizaje que cumpla con determinadas pautas.

Ubicación. Se debe buscar un centro próximo a la casa, que reúna todas las medidas de higiene y sea lo más amplio posible, bien aireado y con luz natural. El turno se elegirá de acuerdo con las necesidades de los padres.

Un vistazo a las instalaciones. Además de los espacios comunes, debe tener áreas adecuadas para el aseo y un jardín o un patio para que los niños puedan jugar al aire libre. Cuidado con las escaleras poco vigiladas o las ventanas peligrosas.

Aprendizaje. En lo posible, los grupos tienen que ser reducidos para que la enseñanza sea personalizada. Es importante saber si se favorece y estimula la capacidad creadora de los niños; si se organizan actividades donde ellos puedan experimentar con formas y colores; si se fomenta la amistad y la solidaridad.

Relación padres y maestras. También hay que averiguar qué tipo de comunicación tienen los docentes con los padres. Si existe un diálogo permanente entre ellos. Si hay reuniones para informar sobre la evolución del niño y se aceptan críticas y sugerencias.

Escrito por | 23 de julio de 2012 | 0 comentarios
Niños.

El ingreso al jardín de infantes

El ingreso al jardín para el niño es salir y sumar a su mundo que lo rodea, que le es natural y conocido, otro diferente, desconocido al principio, en donde los referentes que hasta ahora han estado (personas significativas: padres, abuelos, tíos, cuidadores; su espacio físico, sus juguetes no estarán físicamente pero sí internalizados), y sí aparecerán otras personas que irán adquiriendo este carácter de significativas (maestras, auxiliares), otros espacios y juegos, y fundamentalmente otros niños con los cuales transitará y compartirá esta experiencia. Es común que los padres consulten sobre cuál es la edad indicada para el ingreso al jardín.

En muchos casos por factores laborales y económicos de los padres, el niño no concurre a un jardín pero sí a una guardería desde los pocos meses de nacido; será en ese espacio ajeno al hogar en el que comenzará a construir y desarrollar su cotidianeidad, en la cual las cuidadoras y maestras serán internalizadas como los referentes naturales. Estos niños también pueden experimentar a nivel interno cambios al transitar por los distintos años del jardín, marcado por el cambio de institución, de maestras, de área física de la etapa más inicial, etcétera.

En el caso de niños cuyos primeros años han transcurrido dentro del hogar, en términos generales se podría establecer que es entre los dos y tres años cuando puede producirse el ingreso al jardín; por supuesto que siempre teniendo en cuenta y respetando las características individuales de cada niño. Como se generarán cambios tanto a nivel del niño como de sus padres, ambas partes deben prepararse y transitar ese proceso.

Escrito por | 8 de enero de 2011 | 0 comentarios
Primeros años.

Mochilas infantiles ecológicas

Quienes buscan una mochila para la primera infancia pueden pensar en estas divertidas mochilas para niños pequeños pues tienen diseños muy simpáticos de animales y son ideales para llevar al jardín de infantes.

Se trata de las Zoo Pack Little Kid Backpack, una línea de mochilas inspiradas en el mundo animal que vienen con diferentes formatos. Es posible elegir entre un mono, un pingüino, un perro o un ratón aunque todas ellas se destacan por ser muy coloridas y atractivas.

Las mochilas cuentan con un amplio bolsillo para guardar snacks y tiras acolchadas para mayor comodidad. También presentan un pequeño bolsillo lateral para guardar botellas.

Son para niños de tres años en adelante y, por si faltara algo, se trata de una línea de mochilas ecológicas pues no contienen BPA y han sido diseñadas en poliéster libre de PVC.

Vía: Amazon

Escrito por | 11 de agosto de 2010 | 0 comentarios
Ropa y accesorios.

Cuando el niño no se adapta al jardín

Para las mamas, el ingreso de sus hijos al jardín o preescolar provoca actitudes ambivalentes. Se sienten satisfechas porque tienen conciencia de que su “bebé” se ha transformado en una persona independiente y también ellas tienen una mayor autonomía, pero también se deprimen por sentirse menos necesitadas. El tiempo y un espacio de reflexión personal les servirá para descifrar su ansiedad y poder acompañar mejor en el crecimiento a sus hijos.

Si surgieron inconvenientes en los primeros días del niño en el preescolar, si no se adaptó, luego de dejar pasar un tiempo, siempre debe efectuarse un nuevo intento algún tiempo después, ya que la concurrencia al jardín asegura una buena adaptación al colegio.
(Leer más…)

Escrito por | 6 de febrero de 2010 | 3 comentarios
Padres y Primeros años.

Primeros días en el jardín de infantes

Para el hijo único el jardín es aún más importante que para otros que tienen hermanitos o vecinos de la misma edad, de esa manera aprenden que el mundo no sólo gira a su alrededor. Sin embargo, para todos los chicos, tengan hermanitos o no, es valiosa la participación en el jardín de infantes porque además del contacto organizado con otros chicos, ofrece más alternativas lúdicas, estimulando y reforzando los hábitos y una paulatina adaptación a la escolaridad primaria.

La reacción de los más pequeños al iniciar el jardín, si pueden desprenderse de la mamá con facilidad o con angustia, es significativa porque muestra el grado de madurez emocional. Para algunos, este primer alejamiento del hogar es una experiencia nefasta: lloran, tienen ataques de nervios, patean, no pueden adaptarse a una situación nueva. Para otros el mal encastre continúa también en el hogar, tienen claros síntomas de perturbación emocional como alteraciones en el sueño, en la alimentación, variaciones en el humor, etc. En ningún caso hay que engañarlo o separarlo bruscamente de la mamá por la fuerza.

Este proceso de desprendimiento debe ser lento y paulatino. Es aconsejable que mientras el niño esté jugando en el jardín, la mamá esté a la vista para que no se sienta abandonado. Si a pesar de todos los recaudos la actitud arisca del niño perdura, es preferible renunciar por un tiempo a enviarlo a la salita y darle en casa mayor autonomía.

Escrito por | 19 de noviembre de 2009 | 1 comentario
General y Niños y Primeros años.

Beneficios de la educación inicial

La concurrencia o no al jardín de infantes y la edad adecuada para su ingreso es un tema de preocupación para muchos padres. El ingreso al jardín vale la pena porque allí los chicos lograrán junto a personal especializado el paulatino desprendimiento de sus padres. Esta institución funciona como una buena semilla que germina en el primario, con un buen rendimiento escolar.

A partir de los dos años es conveniente su ingreso porque a esa edad está capacitado para independizarse. En el segundo año de vida pueden caminar con soltura, correr, trepar, explorar lo nuevo con mayor destreza psicomotriz. La plaza no alcanza, con otros estímulos transmitidos por una persona que no sea la mamá y que entienda de chicos, logrará una mayor autonomía. En este período comienza el entrenamiento de los hábitos higiénicos, el inicio de la alimentación independiente y las primeras palabras y frases. Todas estas características hacen imprescindible la salida por unas horas de la criatura del ámbito materno y estar en contacto con otros chicos de su misma etapa de desarrollo.

Pero todos estos beneficios se obtendrán si se encuentra el lugar que los pueda generar, por ello al momento de seleccionar el colegio o guardería a la que asistirá nuestro hijo preescolar no deben tomarse decisiones a la ligera, el tiempo invertido en la selección será redituado con calidad.

Escrito por | 7 de noviembre de 2009 | 4 comentarios
Niños y Primeros años.