Lactancia en mujeres con prótesis mamarias

Existe un mito popular que afirma que las mujeres con prótesis mamarias no pueden amamantar. Lo cierto es que no existe inconveniente para que transiten la lactancia materna, no importa si sus prótesis son de silicona o solución fisiológica, las dos alternativas más frecuentes en el mercado.

Los inconvenientes asociados a la lactancia en mujeres con prótesis están vinculadas con el lugar en el que han sido colocadas relacionadas en relación a la glándula mamaria. Es importante que estén por debajo del músculo pectoral para así no afectar los conductos lácteos y los nervios.

Además, habrá que tener en cuenta el tipo de incisión realizado en la piel y si afectó los nervios. Cuando se realizó en el pliegue debajo de la mama o en la axila no hay mayores inconvenientes pero si se hizo alrededor de la areola pudo haber afectado los nervios aunque esto no significa que la mujer no puede amamantar.

En algunos casos, las madres con prótesis mamarias experimentan mayor dolor cuando sus pechos están llenos de leche.

Escrito por | 28 de febrero de 2014 | 0 comentarios
Padres.

Problemas de la lactancia

Durante el embarazo siempre es bueno informarse acerca de la lactancia. Si bien es una práctica natural y muy recomendable hay que saber que durante las primeras semanas puede no resultar todo lo que esperábamos. Eso no significa que hay que dejar de amamantar sino simplemente que es aconsejable saber que se trata de un proceso que implica un aprendizaje entre madre y bebé, que en algunos casos demoran algún tiempo en comprenderse.

El resultado de esta adecuación pueden ser la aparición de grietas en los pezones, mamas congestionadas o infecciones. Todos estos problemas son solucionables y en la mayor parte de los casos no es necesario recurrir a ningún medicamento pues basta con continuar la lactancia, aplicar compresas o alguna crema natural.

Las molestias durante las primeras semanas son algo muy común y es por eso que lo mejor es estar informadas para así saber que pueden aparecer y entonces superarlas sin necesidad de suspender la lactancia.

Escrito por | 26 de octubre de 2013 | 0 comentarios
Padres.

Problemas de la lactancia: conductos bloqueados

Durante las primeras semanas de lactancia es común que algunas madres experimenten un dolor en alguna zona de los pechos que además se sienten calientes y se ven rojizos. Esto sucede cuando se bloquea un conducto.

Entonces, lo recomendable no es suspender la lactancia sino continuar para así desbloquearlo. En estos casos, se sugiere colocar la lengua del bebé en la dirección de la inflamación para así facilitar la succión que será la encargada de desbloquear al conducto y facilita el flujo de leche.

Otra alternativa para aliviar el dolor es aplicar calor entre tomas, masajear la zona afectada e intentar sacar leche al menos tres veces al día una vez finalizadas las tomas. En el caso de advertir fiebre y que dure más de 24 horas o bien que sea muy alta habrá que consultar al médico pues en algunos casos es necesario tomar un antibiótico. Pero no siempre es necesario recurrir a los fármacos pues incluso la mastitis infecciosa puede curarse en forma natural.

Escrito por | 25 de octubre de 2013 | 0 comentarios
Padres.

Dudas sobre el destete

El destete, al igual que la lactancia y cualquier punto importante en la crianza de un hijo, debería recordarse como algo que se hizo de forma agradable, dejando gratos recuerdos a ambos.

Al tomar la decisiónm, es probable que surjan dudas sobre el tema. Algunas de las más frecuentes son:

– Si vuelvo a quedar embarazada, ¿puedo seguir amamantando? En el caso de las mamás que están amamantando y se embarazan, debido a los cambios que se producen en el embarazo (menor volumen, distinto sabor) muchos niños se destetan solos en esa época. Otros prefieren seguir mamando, y continuar haciéndolo tras el nacimiento del nuevo hermano. A esta situación de dos niños de diferentes edades mamando a un tiempo se la llama “lactancia en tándem“. Debe estar supervisada por el obstetra y una vez nacido este otro bebé la madre debe saber que primero tiene que asegurarle la alimentación a este hijo y luego prender al más grande.

– ¿Es verdad que cuando se produce el destete, la mamá vuelve a ovular con regularidad? En ocasiones sí y en otras no, siempre hay que consultar con el médico. De todos modos, el destete comienza en el momento en que se introduce otro alimento que no sea leche humana. Idealmente es a los 6 meses del bebé con la introducción de la alimentación complementaria oportuna, que tiene dos palabras claves “complementaria” porque no complementa la lactancia no la reemplaza y “oportuna” porque es en ése momento no antes.

Vía: Mi bebé

Escrito por | 31 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses y Salud.

Trastornos de desarrollo que afectan la lactancia

Normalmente, las mamas se desarrollan después de los 8 ó 9 años. Si dicho desarrollo se produce antes de esta edad, se considera precoz, lo que sugiere un estímulo hormonal o una pubertad adelantada. En estas situaciones necesario establecer el origen y excluir deficiencias orgánicas. La falta de desarrollo puberal normal suele provenir de la ausencia de estimulación oválica, ya que de ésta depende su maduración. El tratamiento adecuado puede subsanar esta situación la mayoría de las veces.

Número y tamaño

Mucho más frecuente que la falta de desarrollo mamario es la presencia de más de un par de mamas accesorias, aréolas o pezones rudimentarios. Esta alteración no es tan rara porque se presenta en el uno al dos por ciento de las personas, incluso varones. La localización más frecuente de estas mamas “de más” es en las cercanías de las normales, siguiendo una línea imaginaria que va desde la axila hasta la ingle. No es raro que estas mamas accesorias también se desarrollen en la pubertad y lleguen a segregar leche. Si no tienen desarrollo completo y faltan los conductos o los pezones, se hinchan y duelen, pero esto cede espontáneamente a las dos semanas de parto.

También puede producirse una alteración en el tamaño; hablamos de hipertrofia vaginal o juvenil de las mamas cuando las glándulas son muy grandes, desproporcionadas ai tamaño del resto del cuerpo. Puede darse de un solo lado o de los dos, produce dolor por su peso y la piel se encuentra muy distentida. No es una enfermedad grave, pero si sería por las alteraciones psicológicas de importantcia que ocasiona. La solución es rápida y efectiva.

Escrito por | 23 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Embarazo.

Infecciones durante la lactancia

Un “cuco” sigue amenazando a la lactancia: la posibilidad de infección. En general, para que una parte de nuestro cuerpo pueda ser invadida por gérmenes productores de enfermedades, no sólo es necesaria la presencia de la bacteria en cuestión, sino que se den las condiciones favorables para su desarrollo y que se manifieste una debilidad en nuestros mecanismos de defensa.

Estas condiciones suelen darse, aunque por suerte no muy frecuentemente, en el acto de mamar. Unos días después de nacido, el bebé puede tener en la boca una bacteria bastante agresiva (estafilococo dorado), el que es factible que pase a los conductos mamarios (galactóforos) a través de la disminución de la defensa de la piel, ya que el pezón puede estar lastimado (grietas). Estos conductos, al ser invadidos, se infectan (galacto-foritis aguda) y son el primer paso de la agresión al tejido mamario.

Cuando la infección no es controlada, o por diversos motivos no es tratada, se extiende a través del tejido mamario y provoca la temida mastitis. La mama se inflama rápidamente y casi en cuestión de horas se “prende fuego”; entonces se torna caliente y roja, se hincha y se pone muy tensa y dolorosa: estos son los signos de una infección aguda.

La consulta médica es inexcusable. Los remedios caseros son totalmente inefectivos y peligrosos: se impone el tratamiento médico con antibióticos específicos para ese germen, que es bastante resistente a los de uso común.

En principio, no es necesario suspender la lactancia, ya que la madre puede amamantar de la mama sana y sacar leche manualmente o con instrumentos adecuados (sacaleche, o utilizar una pezonera si el pezón presentara grietas) hasta superar el episodio, lo que llega a lograrse en la mayoría de los casos. Si el tratamiento fue oportuno y adecuado, es posible reanudar la lactancia una vez superada la infección.

Escrito por | 14 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.

Biberones Dodie

La marca francesa Dodie, especialista en puericultura, productos de lactancia, etc, nos trae la línea de biberones de cristal con la que se ha destacado. Este tipo de biberón se ha ido perfeccionando con el paso del tiempo y la experiencia adquirida.  Es fabricado con  paredes gruesas de vidrio, tan resistente que podría decirse que es irrompible, con una capacidad de 240 ml. Es muy fácil de limpiar y resiste altas temperaturas para esterilizarlo.

Si bien ha experimentado varios cambios, mantiene la forma triangular con la que se presentó en un primer momento, haciendo más fácil su agarre y uso.  La tetina de silicona está diseñada para 3 ritmos de succión, de acuerdo a las necesidades del bebé, reduciendo la cantidad de aire que ingiere el bebé y los consecuentes cólicos.

Con el desarrollo del bebé, el biberón permite el cambio de las tetinas, aumentando el tiempo útil del biberón.  Para evitar derrames la tapa tiene un anillo de sujeción. Se presenta en diferentes colores de tapa y anillo.

Si quieres conocer más detalles de los biberones de vidrio Dodie visita su web oficial.

Escrito por | 16 de diciembre de 2011 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses y Ropa y accesorios.

Las estrías en los senos

La mama, una zona altamente delicada, es un órgano en constante transformación durante el embarazo. El pecho empieza a crecer nada más iniciarse la gestación, ya que las hormonas estimulan desde los primeros días el desarrollo de las glándulas mamarias.

El tejido glandular es el único sostén que poseen y, cuando se produce un aumento de tamaño (por embarazo o crianza), se hace insuficiente la sujeción cutánea. También, como consecuencia del aumento de volumen, se producen roturas en el plano cutáneo profundo, aparecen estrías y se relajan los elementos de sostén.

Durante todo el embarazo, debes aplicar una crema específica en el pecho para que, una vez haya nacido el bebé, la piel no acuse estas molestas marcas en forma de surcos. Después del embarazo, no olvides que los cuidados en el pecho deben continuar. Si no das de mamar al niño, puedes seguir utilizando la crema antiestrías o un aceite de almendras, por ejemplo. Si decides darle el pecho, utiliza un buen sujetador que no deje caer la mama y date duchas de agua fría para tonificar esta zona. Cuando termines con la lactancia, un producto reafirmante y mucha hidratación conseguirán maravillas.

Escrito por | 8 de diciembre de 2011 | 0 comentarios
Embarazo.

La hora de la leche

Del mismo modo que si le dieras el pecho, alimentar a tu hijo con biberón demanda un tiempo y un espacio adecuados y mucha tranquilidad. En los primeros meses de vida, éste es uno de los momentos más importantes en la crianza del bebé.

Sujetarlo con firmeza, hablarle con suavidad y mirarlo a los ojos mientras él toma su leche, no sólo le permitirán crecer sano y fuerte, recibirá además mucho amor, contención y, por lo tanto, seguridad, tan necesaria para su salud psíquica.

Antes de empezar, verifica que la temperatura de la leche sea la adecuada. Para comprobarlo, puedes volcar algunas gotas en tu antebrazo. Nunca debes probarla en tu boca, ya que podrías transferirle gérmenes peligrosos para él.

Comprueba que el flujo de salida sea el correcto: debe ser gota a gota, ni más rápido ni más despacio. Si la salida es muy lenta, podrás modificar el flujo ajustando o desajustando la rosca que sostiene la tetina. En algunas mamaderas, el problema se resuelve de ese modo. Si no es así, habrá que aumentar el tamaño del orificio con una aguja caliente al rojo. Cuando la leche sale muy rápido, el bebé se puede atragantar; cuando no sale, se cansará de hacer tanta fuerza y abandonará antes de terminar.

Escrito por | 3 de diciembre de 2011 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.

Preparar un biberón

Se podrá preparar un biberón o mamadera cada vez que él bebé requiera alimentación, o todas juntas y dejarlas en la heladera listas, para ser utilizadas cuando sea necesario. Las fórmulas en polvo (maternizadas) se preparan por lo general en una dilución al 15 por ciento (cada medida tiene 5 g, por lo tanto habrá que colocar 3 medidas para llegar a 100 ml de leche). Será el pediatra quien indique la concentración según la leche que se utilice.

Es muy importante seguir atentamente los pasos, ya que si colocas más leche de la necesaria, ésta resultará demasiado concentrada, lo que puede ser perjudicial para los ríñones. Y a la inversa, las leches muy diluidas no permitirán un adecuado aumento de peso. Por estos motivos “ni más ni menos, sólo lo justo”. Utiliza el cuchillo esterilizado, para “enrasar” la  cucharita medidora.

Para diluir la leche podrás usar agua hervida o mineral de bajo contenido en sodio. La preparación podrá hacerse en cada mamadera o utilizar la jarra para la leche de todo el día. Retira la mamadera o la jarra del esterilizador, coloca la mitad de agua que vayas a utilizar, luego la cantidad de fórmula necesaria, bate o revuelve con la cuchara y completa con agua hasta alcanzar la medida deseada.

Conserva la lata o la caja de leche bien cerradas en la heladera y nunca dejes dentro de ellas la cucharita medidora: se podría contaminar todo el envase. Si quieres guardar la mamadera en la heladera hasta su uso, una vez preparada, deberás cerrarla con la tetina para adentro. No olvides lavarte las manos antes de iniciar la preparación.

Escrito por | 2 de diciembre de 2011 | 0 comentarios
Bebés.

Artículos más antiguos »