Aceite limpiador para bebés

Limpiar al bebé siempre es una tarea que genera ciertas dudas, bañarlo cuando hace frío, mojarlo muy seguido, utilizar jabón con aromas, son algunas de las cuestiones. Por tal motivo les recomendamos el aceite limpiador de bebés Prenatal, un excelente producto para limpiar la piel del bebé sin tener que utilizar agua.

El aceite limpiador es nutritivo y permite realizar unos masajes al bebé que de seguro lo calmarán ya que contiene extractos de manzanilla, que ofrece una acción balsámica y reduce el picor de la piel. Contribuye a remover la costra láctea que a veces se forma en el cuero cabelludo de los bebés, que también puede encontrarse en otras partes del cuerpo como los párpados, oídos y en los alrededores de la nariz. Si bien esta dolencia es pasajera puede traerle al bebé picor o grietas en la piel.

Por lo descrito recomendamos el producto no sólo como otro artículo para la limpieza del bebé sino que colabora con su salud.  Puedes conocer más detalles del producto, como por ejemplo sobre su efecto sobre la piel, a la que tonifica y confiere elasticidad, visitando la página oficial de Prenatal.

Escrito por | 26 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Bebés.

Como lavar al bebé sin bañarlo

En los días de mucho frío hay padres que prefieren no bañar al bebé para que no pierda calor cuando sale del agua. Esto no implica que no pueda ser higienizado, por el contrario, se aconseja lavar al bebé de pies a cabeza aún sin desvestirlo.

Esta técnica es muy sencilla y fácil de aplicar. Con ella podréis mantener al pequeño higienizado sin necesidad de que permanezca desnudo.

Antes de comenzar, hay que colocar al bebé sobre una colchoneta y tener a mano una buena cantidad de agua fresca y hervida par los ojos. También agua tibia para el resto del cuerpo.

Luego hay que tomar un algodón humedecido y limpiar cada ojo desde el interior hacia el exterior. Use un algodón nuevo para cada ojo.

El segundo paso consiste en la limpieza de la cara, las orejas y el cuello para finalmente terminar con las manos y los pies. Recuerde renovar el algodón en cada zona. Una vez terminada esta tarea, proceda a secarlo.

Por último, queda la zona del pañal. Debe limpiarla como lo hace habitualmente, con óleo calcáreo o toallitas humedecidas. Por último, pase un disco de algodón humedecido en la zona limpiando desde adelante hacia atrás. Seque y cambie el pañal.

Escrito por | 21 de junio de 2010 | 1 comentario
Primeros meses.