Cera en los oídos del bebé

A pesar de que muchas madres insisten en limpiar a fondo las orejas de sus hijos, la cera de los oídos es una sustancia que ayuda a mantener el oído limpio y en condiciones óptimas y es por eso que hay que dejarla.

La misma es producida por las glándulas ceruminosas y su función es la de atrapar la suciedad y cualquier otro tipo de partículas para así proteger al tímpano.

La cera se acumula en el interior para luego secarse y dirigirse hacia el oído externo. Entonces sí puede ser barrida aunque con mucho cuidado y sin introducir elementos extraños en el oído pues entonces es posible romper una delgada membrana del tímpano además de empujar la cera hacia adentro.

Se recomienda higienizar el oído utilizando una gasa de algodón o una toallita húmeda. En el caso de notar la presencia de una gran cantidad de cera, lo mejor es consultar con el pediatra para que revise la zona y, de ser necesario, realice un procedimiento específico si detecta la acumulación de cera, afección que se produce cuando la cera se acumula demasiado rápido en el interior del oído y entonces el cuerpo no llega a expulsarla.

Vía: Babycenter

Escrito por | 30 de noviembre de 2010 | 0 comentarios
Sin categoría.

Como limpiar los oídos del bebé

Si bien los oídos del bebé no requieren una limpieza diaria es necesario saber como eliminar la cera que producen pues se trata de una zona muy delicada del cuerpo. El cerumen o cera es una sustancia de color amarillo que se produce con la intención de proteger los oídos de cualquier tipo de agente externo.

Si bien los padres deben ocuparse de eliminar periódicamente la cera de los oídos es importante hacerlo con gran cuidado y evitando introducir cualquier elemento en órgano, como los clásicos bastoncillos de algodón dado que parte de la cera podría entrar en el oído provocando un tapón de cera. También se corren riesgos de dañar el tímpano.

Se recomienda en cambio utilizar un paño húmedo cuidando de pasarlo sólo por el exterior del oído. De esta forma limpiaremos la cera que se encuentra en la entrada del órgano sin correr ningún riesgo. En este caso, también funcionan los bastoncillos aunque hay que cuidar de pasarlos siempre por la parte externa del oído, realizando movimientos hacia afuera.

(Leer más…)

Escrito por | 29 de enero de 2010 | 0 comentarios
Sin categoría.

Niños con problemas de oído

Los sentidos nos relacionan con el mundo que nos circunda, y de ellos, el oído humano es capaz de distinguir desde el zumbido de un mosquito hasta el ruido del motor de un jet. Pero este sentido, junto a la vista, olfato, tacto y gusto, puede tener problemas que hay que enfrentar, para corregir lo antes posible.

Padres y maestros pueden detectar en los primeros años de la vida de un niño pequeñas disminuciones de audición, que pueden gravitar en su normal desarrollo. No se trata aquí de pérdidas severas de audición sino de aquellas que podrían pasar inadvertidas. Los ejemplos más comunes:

• Signo del televisor, subir el volumen más de lo habitual.

• Insuficiencia nasal respiratoria (sequedad bucal, necesidad de tomar agua aún durante la noche).

• Sensación de taponamiento de oídos, dolor de oídos, supuración, dolor de cabeza de difícil localización.

Desde ya que no siempre una de estas actuaciones estará asociada a disminución de la audición según los fonoaudiólogos Pero si se repite, si se notan dos o más de estas actitudes, lo conveniente es consultar al médico, que seguramente indicará un estudio de audición (audiometría). Este estudio, hay que hacerlo conocer, es totalmente indoloro para el niño.

Escrito por | 30 de octubre de 2009 | 2 comentarios
Sin categoría.