Bebés con piel seca

La piel del bebé es fina y delicada, y es por eso que se irrita con facilidad. O bien se enrojece y escama. Al estar expuesta al aire libre, puede verse afectada, sobre todo durante los meses de invierno y cuando el frío y la calefacción producen una mayor sequedad. Otros factores que pueden afectar la piel del bebé son el exceso de transpiración, el uso de jabones aromáticos y la orina.

Para evitar que la piel del bebé esté muy seca se recomienda evitar el exceso de higiene, sobre todo durante los primeros meses y cuando el bebé aún no se mueve demasiado. Si bien puedes bañar el bebé a diario, evita usar mucho jabón y champú para así no eliminar la grasa natural del cuerpo. Elige siempre un jabón neutro y enjuágalo muy bien para luego secarlo con cuidado y en cada parte de su cuerpo.

Si notas que su piel está muy seca, aplica cremas humectantes para bebés. Además, vístelo con abrigo pero evitando el exceso de ropa para que no transpire demasiado. Hidrata al bebé y humidifica los ambientes si el clima es muy seco.

Durante el verano, lava al bebé luego de que se haya bañado en el mar o en la piscina para así quitar los restos de sal y de cloro.

Vía: Babysitio

Escrito por | 21 de septiembre de 2014 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.

La dermatitis en el bebé

Una de las causas más comunes de la dermatitis en la colita del bebé es la piel húmeda, que favorece la penetración de irritantes y microorganismos. Esta afección se ve aumentada en niños con cuadros diarreicos y en todos los niños en general durante los meses de calor.

Medidas de prevención:
Lo esencial es mantener la piel de la zona afectada limpia y seca, evitando situaciones que dañen la piel, como por ejemplo el uso de jabones irritantes.

  1. Cambiar los pañales cuando están húmedos y preferentemente después de cada defecación, por lo menos 6 veces al día.
  2. Evitar jabones y no lavar la cola en forma demasiado frecuente ya que esto irrita aún más. Para mantener la zona higientada es preferible utilizar, cuando defeca, algún aceite de limpieza. Y si es sólo orina, secar y colocar un pañal limpio.
  3. Si hubiera irritación, alguna crema protectora es de utilidad. Las que tienen óxido de zinc son las más usadas.
  4. Los talcos y polvos pueden ser útiles, pero hay que tener en cuenta que estos no deben ser espolvoreados ya que el bebé puede inspirarlos provocándole complicaciones respiratorias.
  5. En cuanto a los pañales descartables, todos son útiles, pero preferentemente aquellos que contienen un corazón super absorbente que no permite que la cola del bebé quede en contacto con la humedad.

Escrito por | 31 de enero de 2011 | 0 comentarios
Bebés.