Amamantar es sinónimo de amar

Después del parto, por su estado fisiológico, la madre es sensible a las manifestaciones de conducta del recién nacido y comienza a interactuar con ellas. A su vez, el bebé responde a la conducta maternal estableciendo relaciones recíprocas y afianzando el vínculo interhumano de mayor fuerza y persistencia a lo largo de la existencia.

La relación madre-hijo de la que tanto hablan ahora los humanos fue practicada siempre por el resto de los animales mamíferos y, si bien en los humanos este vínculo se evidencia por la connotación afectiva que tiene, su raíz es estrictamente biológica. Es el más sensual de los amores.

La madre quiere a su hijo porque es “suyo”. Es más, no puede ser de otra manera. El dar la vida por él no es una frase literal, y la naturaleza abunda en ejemplos. No se trata de un acto de heroísmo, es un imperativo biológico y éste sólo es posible cuando ha tenido lugar la instalación de un vínculo físico entre la madre y el bebé.

Tan importante es el contacto corporal y sensorial con el niño, que todos nosotros conocemos -ya sea directa o indirectamente- situaciones desgraciadas en las que madres que habían planeado no hacerse cargo de su hijo o darlo en adopción, modifican su proyecto una vez establecido el contacto físico con él. Así ha sido siempre y deberá seguir siéndolo si queremos conservar el pilar sobre el que se
asienta la felicidad de la persona y, en consecuencia, de la comunidad toda.

Amamantar es mucho más que alimentar. Implica amar. Se puede tener mucha leche en las mamas y no amamantar, y también es posible realizar admirablemente esa función a pesar de poseer escasa cantidad de secreción láctea. Más aún, el déficit de sustancias nutritivas puede ser sustituido por mamaderas, pero el déficit de amor, no. Madre hay una sola: “la que sabe amar”.

Escrito por | 29 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Bebés.

¿Cuándo se debe cortar el cordón umbilical?

A pesar de lo mucho que se ha investigado, no existe consenso entre los expertos sobre el momento más adecuado para pinzar el cordón umbilical. Lo que sí parece claro es que, siempre que el recién nacido no presente asfixia y no haya una incompatibilidad del Rh grave, se puede aguardar hasta que deje de latir antes de separarlo definitivamente de la madre. Pero, eso sí, mientras tanto debe estar colocado a la altura de la placenta, ni más arriba ni más abajo.

La cuestión del corte no es, en absoluto, banal como pudiera parecer ya que, al practicarlo, se interrumpe el flujo de sangre que la placenta envía al bebé, tal como ha estado haciendo, y eso tiene algunas consecuencias.

(Leer más…)

Escrito por | 20 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Bebés.

Maniobras de reanimación para el recién nacido

En el primer minuto de vida, todos los recién nacidos son sometidos al test de Apgar. Con esta prueba se puntúan, del cero al diez, una serie de parámetros que permiten hacer una valoración objetiva del estado vital de la criatura.

El 90 por ciento de los bebés obtiene un nueve y sólo necesita la extracción del líquido claro que hay en la nasofaringe, lo que se hace con una aspiración suave. Los pequeños que han dado una cifra más baja reciben una serie de atenciones.
(Leer más…)

Escrito por | 20 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Bebés.

Aprendiendo a caminar desde el nacimiento

Reptan, se caen, dan marcha atrás, gatean… hasta que ¡por fin! consiguen dar su primer paso.
Existen pocas cosas que produzcan tanto asombro como la evolución del bebé en su primer año de vida. ¿Cómo es posible que un recién nacido que tan sólo sabe succionar y solicitar, por medio del llanto, cariño y atenciones, sea capaz de aprender a caminar en tan poco tiempo?

Desde que nace, el bebé ejercita sin cesar todo su cuerpo. A los pocos días, consigue levantar su cabecita y, alrededor de los tres meses, será capaz de elevar la parte superior del tronco, apoyándose en los antebrazos. Hacia los seis meses, logrará sentarse solo, sin ayuda. A partir de entonces, los progresos se aceleran y el bebé se lanzará a la conquista de nuevas habilidades.

La mayoría de los pequeños comienza a desplazarse entre los seis y los ocho meses. Cada uno lo hace a su ritmo y, por supuesto, a su manera. Pero todos experimentan la misma satisfacción y orgullo: ¡ya saben acercarse o alejarse de mamá cuando ellos quieren y sin el auxilio de nadie!

Algunos bebés se mueven girando sobre su propio eje: boca arriba, boca abajo, y así sucesivamente, desplazándose siempre en la misma dirección. Otros, si están boca arriba y no consiguen darse vuelta, se impulsan con los pies y avanzan de costado. A esta edad, poseen más fuerza en los brazos que en las piernas; por eso, muchos se desplazan hacia atrás, sentados, arrastrando su peso hacia adelante. Y los hay que reptan y se trasladan apoyándose en los brazos y arrastrando la pancita, sin auxiliarse con las piernas.

Escrito por | 15 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Bebés.

Canastilla Gran Mustela

Los bebés utilizan una cierta cantidad de productos que garantiza su cuidado y aseo, y sobre todo hace que se les sienta ese olorcito a bebé tan particular y tan lindo que no se puede comparar con ningún otro aroma. Al momento de hacer un obsequio se piensa muchas veces en ese tipo de producto, tales como colonias para bebés, gel, baby champú. Puede decirse también que es un clásico como obsequio para un recién nacido una canasta llena de productos para el bebé, pero que no siempre son la mejor selección. Hoy les mostramos la Gran canastilla de productos Mustela para el bebé, que contiene una gran variedad de productos de excelente calidad y que de seguro le vendrán muy bien al bebé y a su mamá.

La canastilla es de mimbre, blanca, y está decorada con puntilla en un color a elección entre seis tonos: Rosa, Azul, Naranja, Verde, Rojo y Verde manzana. Contiene:

-500 ml hydra bebé.
-750 ml baby gel.
-750 ml dermo cleasing. (Pelo y cuerpo).
-40 ml Hydra bebé cara.
-500 ml lait de toilette cleasing milk. (Leche limpiante).
-200 ml baby champú.
-75 ml Stelactiv crema para las rojeces más irritadas del culito.
-200 ml agua de colonia sin alcohol. (Dos Unidades).
-100 ml crema bálsamo para el culito del bebé. (Dos Unidades).
-Cepillo y peine.
-Capa de baño 100% algodón 1mx1m. (Bordado el nombre del bebé).
-Oso de peluche exclusivo elpequedelacasa.es
-Pijama 100% algodón, m/l o m/c, según temporada. Talla 0 a 3 meses.
-Manta polar con dibujo infantil, con el nombre del bebé bordado.
-Libro del bebé.
-Etimología del nombre del bebé.
-Tarjeta de felicitación personalizada.
-Se entrega envuelta en papel celofán transparente, con gran lazo.

A esta cantidad de productos se le puede añadir otros más añadiendo dinero extra, pero tal como se la describimos cuesta 340 euros y puede adquirirse via internet visitando la siguiente web, como pueden apreciar, parecería que no falta nada!

Escrito por | 9 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Ropa y accesorios.

¿Cuándo llora el bebé?

Los estudios demuestran que los bebés lloran un total de una hora y 45 minutos cuando tienen dos semanas; tres horas diarias cuando tienen seis y una hora a las doce semanas. En general, cuando se descarta el hambre, los pañales sucios o alguna enfermedad, estos bebés son diagnosticados de padecer cólicos, producto de la irritación que les producen los gases. Algunos médicos también creen que el problema real no tiene que ver con los gases sino con la acidez.

Según los especialistas, la aparición de cualquiera de los dos síntomas está relacionada con el modo en que se les da de comer. Se trata de un ciclo vicioso: si el bebé tiene mucho hambre, tomará la leche del pecho o la mamadera con excesiva ansiedad, tragando más aire que leche. Entonces, vomitará y eructará, como lo hace naturalmente, pero sin sentirse satisfecho. ¿El resultado? Seguirá llorando cuando la mamá lo acueste porque se quedó con hambre. Para revertir este proceso es imprescindible tratar de relajarlo antes de darle de comer. Ofrézcale su chupete por unos minutos, déle un poco de su leche, deje que eructe o vomite y luego vuelva a darle de comer. De este modo evitará que el pequeño se llene de gases o sienta acidez.

Después de los tres meses, el llanto del bebé se reduce con estos pasos: establezca una rutina de alimentación, juegos, paseos y sueño; después de comer, llévelo a dar un paseo o déjelo jugar un ratito con su juguete preferido, pero nunca lo acueste inmediatamente. Además, aprenda a descifrar el llanto de su bebé: si lo hace con fuerza significa dolor o hambre; un llanto suave indica aburrimiento y uno con fastidio es síntoma de excitación.

Escrito por | 25 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

¿Su bebé tiene la cabeza grande?

Algunos niños nacen con cabezas grandes. Ecografías que revelan el tamaño de la cabeza de un bebé son a menudo sorprendentes para las nuevas madres, pero que tenga una cabeza grande en proporción al cuerpo es típico  y  hasta saludable. Muchos niños, especialmente varones, nacen con cabezas muy grandes.

Sonogramas que muestran el crecimiento de la cabeza pueden ser desconcertantes, pero muchas veces la cabeza de un feto crecerá a borbotones, ganando una gran cantidad de una semana y hasta casi nada de la siguiente. Lo mismo es cierto en cuanto al tamaño del cuerpo. A menudo, un niño parece ser mayor que lo normal al principio del embarazo, pero el crecimiento se nivela más adelante. Por el contrario, un niño pequeño puede tener un estirón justo antes del nacimiento.

Cabezón de ADN?

El tamaño de la cabeza tiene una tendencia a darse en ciertas familias, así que si usted está preocupado acerca de su bebé, pregunte por ahí. Sus familiares están seguros de recordar con cariño  el tamaño de la cabeza de su cónyuge cuando ellos nacieron.

Muchos niños, especialmente varones, tienen dificultades para encontrar sombreros o cascos de su tamaño y es posible que tengan que recurrir a las tallas de adulto. Esto no quiere decir que son anormales. Más del 60 por ciento de todos los recién nacidos presentan una cabeza anormalmente grande, por lo que no se preocupe si su hijo cae en esa categoría.

Escrito por | 11 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Parto y Primeros días y Primeros meses.

Relación de la madre con el recién nacido

Lo que  ginecólogos y pediatras llaman el vínculo madre-hijo es una relación funcional especial que se establece entre ambos en los primeros días de vida del bebé y que resulta decisiva para su desarrollo psicoafectivo.

Buscando estímulos. Esta comunicación puede producirse porque el recién nacido tiene, entre otras habilidades, un control excelente de la motilidad ocular. Él busca estímulos y, si algo llama su atención, mira y desvía la mirada.

Las habilidades de la madre. Cuando habla con el niño, la  mamá emplea un código diferente que estimula más al bebé. Lo hace en un tono más alto, en falsete, que va cambiando lentamente. Su voz es más musical y utiliza un ritmo distinto. Da mayor duración a las vocales y emite sonidos más variados. Cuando se dirige al niño, la mamá también cambia sus expresiones faciales. Suele poner cara de sorpresa, abriendo mucho los ojos, elevando las cejas y acercando y alejando la cabeza. Y lo que es más importante: forma su expresión muy lentamente y la conserva mucho tiempo porque sabe de manera innata que el niño necesita formar esquemas de sus diferentes gestos para aprender a reconocerla.

La respuesta del niño. El bebé mueve la cabeza, mira y, a medida que va haciéndose más grande, logra sonreír, emitir sonidos de vocales y tender les brazos.

Escrito por | 9 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

Luces y sombras para el recién nacido

La capacidad del recién nacido para diferenciar el contraste luz-sombra se debe al hecho de que ya desde el séptimo mes de vida intrauterina se desarrollan los bastoncillos o bastones (las células de la retina capaces de percibir la luz pero no el color).

De todos modos, durante el primer mes de vida maduran también las otras células de la retina: los conos, que perciben el color pero no la luz. Así pues, el niño, desde los primeros meses, puede ya ver los objetos más cercanos y diferenciar sus colores.

La coordinación de los movimientos oculares

La posibilidad de usar ambos ojos, función que se debe a la coordinación de los músculos externos que controlan los movimientos del globo ocular, se manifiesta hacia los tres meses y se completa hacia el primer año de vida.

Por su parte, la capacidad de percibir el sentido de profundidad, que presupone una perfecta coordinación entre el sistema nervioso y los músculos, para el perfecto enfoque de la imagen en la mácula (zona oval situada en el polo posterior, al fondo del ojo), y el completo desarrollo del área visual del cerebro, que permite enfocar exactamente y fundir las imágenes procedentes de las retinas de los dos ojos, se verifican hacia los 6 u 8 meses.

Escrito por | 6 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

Darle amor al recién nacido

Una situación frecuente es cuando los padres se desesperan porque el niño ha comido bien, ha dormido mucho, su colita está seca… y no deja de llorar. Y es que a veces se olvida que las necesidades del bebé no son sólo físicas, sino también afectivas. Por ejemplo, un recién nacido puede protestar porque se siente solo y reclama a su madre (el contacto corporal es tan importante y vital como el alimento).

El bebé no nace con capacidad de decisión y las experiencias le vienen dadas; si no hay un adulto que desee comunicarse con él, se queda apagado y triste, y esa carencia puede marcarlo de por vida en el ámbito afectivo. Es como no poner a una planta abono: crece, pero no de igual forma.

El niño necesita un ambiente cálido y acogedor, y los padres no deben privarle de muestras de cariño y ternura, de besitos, palabras amables, caricias y abrazos que hacen que el bebé se sienta querido. El amor es uno de los pilares sobre los que se asienta la confianza.

Escrito por | 20 de febrero de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

Artículos más antiguos »