Los síntomas físicos del posparto

Luego del esfuerzo que supone el parto, es común que queden huellas de la experiencia física y emocional transitada. Durante el primer mes del puerperio, la mujer puede sentir los siguientes síntomas físicos:

– Sensación de frío

– Hinchazón de pies y piernas

– Debilidad corporal

– Sensación de calor

– Incontinencia urinaria

– Hematomas en la pelvis

– Miedo de ir al baño

– Cicatriz abultada
– Estómago hinchado

Todos estos síntoma son comunes y guardan relación con el proceso de reacomodamiento del cuerpo que ha pasado por una revolución. Incluso es posible sentir contracciones debido a que el útero se está reacomodando.

Así y todo, puedes consultar con tu obstetra ante el menor síntoma.

Escrito por | 30 de noviembre de 2013 | 0 comentarios
Embarazo y Padres.

Qué es la laringitis y cómo tratarla

La laringitis agua o crup es una afección de las vías respiratorias altas (nariz, laringe y tráquea) que es frecuente entre los niños de tres meses de vida a tres años. Por lo general, es causada por un virus, como es el caso del Adenovirus, el virus Sincicial Respiratorio (VSR) y el virus de la Parainfluenza.

Los síntomas son un resfriado acompañado de congestión nasal, mucosidad y fiebre moderada. La enfermedad dura cerca de una semana y provoca la inflamación de la tráquea y la laringe avanzan, lo que provoca tos seca, similar al ladrido ronco de un perro. Es común que durante la noche los síntomas se agudicen, también si el niño está nervioso o llora.

Debido a que se trata de una enfermedad causada por un virus, no hay antibióticos recetados. Dependiendo de la intensidad, los médicos pueden recetar corticoides para aliviar la inflamación de las vías respiratorias. Se recomienda realizar nebulizaciones y beber abundante líquido para ablandar las secreciones mucosas y evitar la deshidratación.

También es importante que el niño permanezca en un ambiente tranquilo, ya que esto facilita la respiración.

Vía: Babysitio

Escrito por | 5 de agosto de 2013 | 0 comentarios
Niños y Salud.

Síntomas que indican una visita al pediatra

No es fácil saber cuando es hora de visitar al médico. En especial si hablamos de padres primerizos que buscan mantener la calma en tiempos de tormenta. ¿Cuándo es necesario visitar al médico de guardia?

No es cuestión de realizar una visita todas las semanas pero sí de estar atentos cuando hay posibles síntomas de una enfermedad. Hay algunas cuestiones que nos obligan a realizar una consulta. De acuerdo a un informe publicado por Mach of Dimes, una ONG dedicada a la salud infantil, es importante visitar al pediatra si se detecta alguno de los siguientes síntomas:

– Fiebre de más de 38 grados

– Dificultad para respirar o para despertar al bebé

– Sangre en el vómito o en las deposiciones

– Color amarillento en la piel o los ojos

– Presencia de convulsiones

Vía: Mach of Dimes

Escrito por | 6 de abril de 2011 | 0 comentarios
Salud y Salud.

Lactancia: síntomas de la mastitis

Todo comienza con una molestia pero como es muy común que las madres que se encuentran amamantando en un comienzo sientan pequeños dolores no realizan una consulta. Sin embargo, el síntoma se vuelve cada vez más fuerte y así es como los senos se transforman en rocas y los dolores se intensifican.

¿Estamos frente a una mastitis? La mastitis es una dolencia muy común durante el comienzo de la lactancia y se produce por la inflamación de la glándula mamaria producto de un proceso infeccioso. Produce dolor y calores en la zona.

Ahora bien, ¿cuándo hablamos de mastitis y cuando de un simple dolor producto de la adaptación a la lactancia? Para detectar si se trata de una mastitis hay que tener en cuenta algunos síntomas. Los más comunes son la fiebre, el dolor intenso en la zona en uno o dos senos, y los escalofríos.

En caso de tener esta afección se recomienda visitar al médico para que recete los medicamentos adecuados. Si la mastitis afecta a un solo seno la madre podrá continuar amamantando al bebé con el otro. Si en cambio afecta a ambos senos, la madre podrá alimentar a su hijo con un sacaleches hasta que la afección sea superada.

Escrito por | 28 de marzo de 2011 | 0 comentarios
Primeros días.

¿Qué es la tos convulsa?

La tos convulsa es una enfermedad que en otra época supo provocar miedo. Se trata de una infección provocada por el bacilo Bordetella pertussis que afecta a los niños menores de dos años.

Hoy es muy raro encontrar casos de esta enfermedad pues existe una vacuna para evitar el contagio. Sin embargo, los niños menores a 6 meses de edad están en un período ventana pues aún no han completado las 3 dosis de vacunación a los 2, 4 y 6 meses de edad y un refuerzo a los 18 meses.

La tos convulsa es muy contagiosa y su incubación es de entre 7 y 15 días. Sucede cuando el niño entra en contacto con el gérmen y los síntomas se dividen en dos, primero un resfrío con tos seca y luego accesos de tos y en algunos casos vómitos.

Para combatirla hay que tomar antibióticos y, por lo general, una internación es recomendada para los menores de 1 año para así controlar sus niveles de hidratación, oxígeno y secreciones bronquiales.

Vía: KidsHealth

Escrito por | 18 de febrero de 2011 | 0 comentarios
Salud.

¿Qué es el Crup?

El Crup es una enfermedad muy común en los bebés y los niños pequeños. Se trata de una inflamación de la laringe y la tráquea que por lo general es causada por la presencia de un virus aunque también puede ser provocada por bacterias o alergias.

Los síntomas más comunes del cruz son la inflamación de la zona y la presencia de tos además de un cambio en la voz de los niños. La tos es ronca y fuerte siendo una de las grandes características de la enfermedad. Más allá de los síntomas comunes de una gripe, algunos niños también tienen estridor que es un sonido agudo que se produce al inhalar.
El cuadro dura una semana aproximadamente siendo los dos primeros días los más intensos.

Si bien antes el crup era muy común, hoy las vacuna contra el sarampión, la Haemophilus influenzae (Hib) y la difteria actúan en el niño como barrera para el contagio.

Vía: Babycenter

Escrito por | 6 de enero de 2011 | 0 comentarios
Salud y Salud.

Síntomas de los niños celíacos

Las personas celíacas no siempre sufren los mismos síntomas y por esa razón es algo difícil detectar la enfermedad.

En algunos casos se desarrolla en la infancia mientras que en otros la enfermedad aparece en la adultez.

Por lo general, comienzan con algunas molestias típicas como diarrea o estreñimiento y cólicos o gases.

Entre los síntomas más comunes podemos encontrar:

Pérdida de peso
Fatiga y falta de energía
Dolores abdominales
Anemia
Gases y cólicos
Calambres musculares
Dolor en los huesos y articulaciones
Erupciones en la piel
Hormigueo y adormecimiento de las piernas
Hinchazón abdominal
Heces pálidas y con mal olor
Retraso en el crecimiento

En el caso de los niños, la intolerancia al gluten puede detectarse cuando comienzan con la alimentación sólida pues entonces estos bebés se vuelven irritables y pueden perder peso además de que su barriga se hincha.

Vía: Guía infantil

Escrito por | 30 de noviembre de 2010 | 0 comentarios
Salud y Salud.

Consejos para evitar los mareos durante el embarazo

Los mareos son muy comunes durante el embarazo y quienes sufren de este síntoma pueden tener en cuenta algunos hábitos para mejorar la sensación.

Cuando aparece el mareo, se recomienda sentarse o recostarse en forma inmediata. Si estáis conduciendo, hay que frenar y esperar a que pase el síntoma para evitar un desmayo. Es común que aparezcan los mareos si te paras demasiado rápido. Esto sucede porque la sangre se acumula en los pies y las piernas y tarda en regresar al corazón. Es por eso que lo mejor es levantarse de a poco para evitar el problema o bien permanecer durante unos minutos sentada para luego incorporarse hasta ponerse de pie.

La circulación también se mejora moviendo las piernas y luego ayudan las medias de soporte.

A medida que el útero se expande presiona la vena cava inferior, encargada de que la sangre regrese desde la parte inferior del cuerpo al corazón. Para evitar los mareos, se recomienda recostarse hacia el costado y no de espaldas para así no presionar la vena aún más. Lo mejor es acostarse hacia la izquierda.

Escrito por | 6 de agosto de 2010 | 0 comentarios
Embarazo.

Falta de aire durante el embarazo

Los vómitos, la congestión nasal y la falta de aire son algunos de los síntomas que aparecen durante el embarazo. En el caso de éste último, sucede en un gran número de mujeres y se debe a que el cuerpo necesita más oxígeno.

Las hormonas son grandes responsables de algunos de los cambios más evidentes durante la gestación. En el caso de la falta de aire, no son la excepción. El aumento de la progesterona y otras hormonas incide en los pulmones y en la cantidad de aire que se inspira durante cada respiración.

La alternación del centro respiratorio se percibe durante los nueve meses y más aún a medida que el embarazo transcurre. Cuando el útero crece, presiona cada vez más al diafragma, lo que provoca la falta de aire. Esto sucede hasta las últimas semanas del embarazo, cuando el descenso del bebé alivia la zona y permite una mejor respiración.

No hay grandes respuestas para aliviar la sensación. Se recomienda no realizar actividades que requieran demasiado esfuerzo y usar más almohadas que de costumbre. La idea es abrir el espacio en la zona de los pulmones para así expandirlos. Para lograrlo, debéis permanecer derecha con los hombros hacia atrás o bien realizar algunos ejercicio que ayudan a esta posición, como levantar los brazos y mover la cintura hacia los lados.

Escrito por | 4 de agosto de 2010 | 0 comentarios
Embarazo.

Congestión nasal durante el embarazo

La congestión nasal es un síntoma muy común durante el embarazo. Cerca del 30% de las mujeres experimentan esta dolencia cuando están encinta.

Conocida como rinitis del embarazo, la nariz tapada aparece hacia el segundo mes de gestación y puede extenderse hasta el final del embarazo aún cuando no haya otros síntomas de resfrío.

La congestión aparece por el aumento de los estrógenos durante este período, que deviene en la inflamación de las mucosas de la nariz. Otro factor que puede contribuir con el síntoma es el aumento de la cantidad de sangre en el cuerpo, que provoca la inflamación de las mucosas nasales.

La congestión no debe estar asociada a otros problemas como tos, dolor de garganta, estornudos o picor en los ojos y los oídos. En ese caso, conviene consultar con el médico para descartar un resfriado o una alergia.

Escrito por | 4 de agosto de 2010 | 1 comentario
Embarazo.

Artículos más antiguos »