Talento musical de los niños

En todos nosotros existe un talento musical innato porque ya en el seno materno nos formamos al ritmo de los latidos cardíacos, los propios y los de nuestra madre. Después, la respiración marca el compás de nuestra existencia al tiempo que modula la voz, el más perfecto de los instrumentos musicales.

La música, pues, nos acompaña desde el comienzo mismo de nuestra vida. Es el medio idóneo que asienta sobre la tierra lo cerebral y lo animal, lo intelectual y lo emotivo, el cauce por el cual fluyen las emociones. El ritmo y la armonía capaces de desatar pasiones volcánicas y, al mismo tiempo, serenarnos, poner freno a nuestras energías.

De ahí que la capacidad de entender y expresar el lenguaje musical sea innata en los seres humanos. De hecho el oído, sentido que nos permite percibir la música, ha sido considerado desde la más remota antigüedad como el fundamental, el que capta los estados vibratorios más simples, el aspecto más recóndito de las estructuras cognoscibles.

Es en el hemisferio cerebral derecho donde residen nuestras capacidades musicales, junto con las visuales y espaciales. Desarrollándolas se logra una evolución armónica y equilibrada del cerebro, además de conformar una estructura prelógica y prematemática que facilitará posteriores aprendizajes.

Por eso hoy más que nunca se investiga, avanzando a todo ritmo, sobre la importancia decisiva de la capacidad auditiva, la influencia del sonido y la música sobre el feto en gestación, en el niño tras su nacimiento y en sus primeros años de vida.

El aprendizaje temprano de la música aporta tantas ventajas que se ha convertido en asignatura imprescindible en los más innovadores sistemas pedagógicos. Todos los especialistas están de acuerdo en afirmar que esta iniciación musical debe comenzarse cuanto antes. A los dos meses, si es posible, y muchísimo mejor si se empieza ya desde el útero materno.

Escrito por | 25 de junio de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Niños

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta