Trucos el éxito en el control de esfínteres del niño

Para este largo viaje hace falta una buena brújula.

• No se deben desvalorizar los excrementos, sino tomarlos como algo que el cuerpo produce y va a ser desechado. Cuando el pequeño nos muestra la caca en la pélela, comprendamos que él nos está ofreciendo un valioso regalo.

• Hay que proporcionarle elementos sustitutivos para jugar (agua, barro, arcilla…) para aliviar la angustia que siente al desprenderse de esa parte de su cuerpo.

• No hay que retarlo si no responde a nuestras expectativas, ni forzarlo a sentarse en la pelela.

• Tampoco tenemos que obligarlo a permanecer allí mucho tiempo ni dejarlo solo.

• Permitamos que juegue a sentar a su muñeca o su peluche en la pélela. También dejemos que se lleve un libro
de imágenes.

• Podemos sentarnos a su lado y contarle un cuento. Cuantas más cosas agradables asocie a la pélela, tanto mejor.

• Durante el aprendizaje, conviene vestirlo con ropa cómoda para facilitar la tarea en caso de urgencia.

Escrito por | 16 de julio de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Niños y Primeros años

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta