Trucos para combatir las pesadillas

Conviene tener a mano varias armas para disipar esos miedos en el momento er que aparecen.

Recurre a palabras o versitos mágicos. En un momento de angustia pueden ser muy eficaces y tu hijo luego los repetirá sólito para ahuyentar su miedo. Utiliza tu imaginación para inventar estos conjuros. Todo vale, por más absurdos que parezcan. Hay que animarlo para que él invente sus propios juegos y dejar que dé rienda suelta a su creatividad.

No olvides la risa. La comicidad es incompatible con el auténtico miedo. Hay pocas cosas tan agradables como ver y hacer reír a un niño. Pero, cuidado. Se trata de hacerlo reír, no de reírse de sus temores, y mucho menos ante otras personas o ante otros niños.

Recuerda que, de ningún modo, la mayor parte de la comunicación y los juegos entre ustedes deben girar alrededor de sus miedos. Esto equivale a reforzarlos y recompensarlos, haciéndolos más frecuentes. Los terrores nocturnos no deben ser el único motivo para obtener caricias y mimos, pues de esta manera no desaparecen y pueden hacerse más frecuentes.

Es normal qus un niño sufra de cuando en cuando una pesadilla y, asustado, solicite nuestra ayuda para tranquilizarse. Conviene que estés presente para verlo y escucharlo, pero olvidando un poco tu protagonismo, quedándote en un segundo plano.

No dejes que el niño vea películas de terror por la televisión. A ellos los atrae e insisten en quedarse con ustedes, pero busca algún truco para llevarlo a la cama o apaga el televisor. Lo que ellos ven les queda grabado y puede aparecer a medianoche en forma de pesadilla. Explícale que ese tipo de películas no son para niños y aunque le genero enojos, es preferible esto a un terror nocturno. Tampoco es bueno que en su presencia se toquen temas truculentos. Los chicos reciben sin ninguna defensa lo que escuchan, lo incorporan fácilmente, y no es raro que esas imágenes las traduzcan en sueños tenebrosos.

Progresivamente, los vampiros, Dráculas, seres extraterrestres, monstruos y demás personajes desagradables irán desapareciendo. Su comportamiento se hará más atrevido y seguro, y podrá conciliar el sueño con más facilidad y sin sobresaltos en mitad de la noche. Tu pequeño dormirá relajado y tranquilo y todo habrá sido una mala pesadilla pasada y olvidada.

Escrito por | 2 de diciembre de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Niños

Artículos relacionados

  • Sueños peligrosos de los niños

    Evite sueños peligrosos de sus hijos Alrededor de los 6 años, los niños suelen tomar conciencia acerca de una serie de conceptos, tales...

  • Soñar con monstruos

    Lo que sueñan los niños entre tres y seis años está estrechamente relacionado con sus vivencias diurnas. Todo vuelve a desfilar por la...

  • Sueños infantiles

    Los protagonistas de los sueños infantiles suelen ser fantasmas, monstruos, ogros.... Unos personajes tenebrosos, sin duda, pero que reflejan...

  • Primeros sueños infantiles

    Durante la noche o a la hora de la siesta, poco después de que sus ojos se cierran, los niños se sumergen en un mundo de fantasías. Como los...

  • Sueños y pesadillas del niño

    Al igual que los adultos los niños sueñan cosas agradables y desagradables y, como los mayores, el sueño es un lenguaje interesante de...

Comentarios

  1. Soñar con monstruos - Crece Bebe - 19 de marzo de 2011 | 8:02

    […] aunque de una manera confusa o distorsionada. Hasta los nueve años, aproximadamente, los sueños y las pesadillas son reales. Podemos entender entonces que digan “el lobo estaba dentro del placard”, y […]

Deja una respuesta