Un hijo para evitar la ruptura

Todo el mundo lo ve claro, menos los que están involucrados. ¿Cómo pueden tomar una decisión tan importante en un momento tan inoportuno? Justamente cuando sus desavenencias han llegado al límite, y amigos y familiares esperan que se separen, la pareja les comunica que va a tener un hijo. Otros optan por comprarse una casa o poner un negocio. El fin es idéntico, tratan de atarse porque no se pueden separar. Pero, al menos, estos últimos sólo se hacen daño a sí mismos y no a un tercero.

No se debe utilizar al hijo como un objeto. Todos los niños tienen derecho a tener una familia que los ame por sí mismos y no por lo que representan para sus padres. Pero, además, es falso que un hijo pueda unir a la pareja cuando no está unida de antemano. Los problemas van a seguir igual o peor porque, a los ya existentes, se suman los que origina la llegada del bebé: más trabajo y responsabilidades y menos dinero, sexo y tiempo libre.

Los hijos concebidos para salvar el matrimonio de sus padres suelen tener muchos conflictos porque se los trae al mundo con un fin que no pueden cumplir y viven desde el principio la tensión que existe en su familia.

Es demasiada responsabilidad para un niño. Si los padres aguantan y no se separan, serán muy exigentes con él pidiéndole que sea el hijo modelo que no presenta problemas. Y si al final se divorcian, quedará marcado como la gota que colmó el vaso y provocó la ruptura. Inconscientemente lo usan como campo de batalla, y el niño se siente culpable porque piensa que se pelean por él, cuando en realidad sus padres sólo lo utilizan como excusa para seguir discutiendo entre ellos.

Todo es preferible a un futuro incierto Además de lo injusto que resulta utilizar a una criatura para fines ajenos a su propia vida y bienestar, cabe preguntarse por qué estas parejas toman decisiones de tanta envergadura a pesar de encontrarse en una crisis. ¿Por qué no resuelven primero sus problemas, antes de cargarse con otros nuevos? La respuesta parece absurda: precisamente porque se encuentran en una situación caótica.

Escrito por | 16 de febrero de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Padres

Artículos relacionados

  • El amor y las caricias ayudan a crecer

    Los niños en general son mimosos si se los acostumbra desde pequeños a recibir cariño, algunos lo buscan más que otros, pidiendo que los...

  • Niños que rechazan los mimos

    "Nuestro hijo es un niño alegre y feliz, pero no le gusta que lo alcemos en brazos ni que lo mimemos. Antes era más cariñoso. ¿Qué pasó?"...

  • La comunicación con los hijos

    Para que la comunicación con nuestros hijos pequeños funcione es dedicarles tiempo. Estar con los hijos no es una actividad menos importante...

  • Nuestros hijos a los siete años

    Cumplidos los siete años,  nuestros pequeños ya no nos reclaman para todo. Ahora se valen por sí mismos en muchas cosas, empiezan a...

  • Las provocaciones de los niños a sus padres

    En general la primera reacción a una provocación suele ser el enojo. Así no sería de extrañar que los padres, irritados, perdiesen el...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta