Ventajas y desventajas de la anestesia epidural

Luego de un fervor periduralista las cosas se están encaminando por carriles más naturales y se ha reducido el número de partos con anestesia. Por lo general, la indicación de la anestesia peridural para el parto debe ser acordada en común con la paciente. Esta no debe someterse a una anestesia que no desea, y que seguramente no necesite.

De todas formas, lo ideal es disponer de un sistema de guardia de anestesista para que pueda ser llamado en cualquier momento. Sólo en un número muy reducido de casos existen motivos médicos que obliguen a indicar la anestesia peridural. Este concepto debe reforzar la idea de que su empleo tiene que subordinarse al deseo de la paciente.

Afortunadamente, la constante prédica en favor de una buena, continente y prolongada preparación para la maternidad, ha redundado en una disminución de su empleo. Es de esperar que esta tendencia hacia lo natural prevalezca en el futuro. El anestesista, que ha realizado más de diez mil anestesias en sus ya muchos años en la profesión, se sonríe cuando las pacientes se preocupan por las posibles consecuencias de este tipo de anestesia.

Las complicaciones son rarísimas, casi excepcionales. Suelen no ser más que cefaleas intensas y mala tolerancia transitoria a la luz fuerte.Según algunos centros, el empleo de la anestesia epidural reduce en un 20% la duración promedio de los partos. Para muchas madres, es la mejor solución a fin de poder colaborar plenamente en el momento del nacimiento. Para muchas otras, no hay nada mejor que vivir en toda su intensidad la maravilla del parto natural.

Escrito por | 21 de agosto de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta