Verano: Tiempo de travesuras

El baño es otra distracción veraniega de lo más placentera, pero también entraña sus riesgos. Es bueno que los niños se hagan pronto nadadores expertos y adquieran así seguridad, pero también prudencia. Hay que enseñarles que jamás deben entrar al agua en zonas peligrosas o cuando el mar está picado. En la pileta hay que tener cuidado con los envalentonamiento prematuros y las competiciones en lugares demasiado profundos.

Digamos que sí, por supuesto, a excursiones y caminatas y a todo sano esparcimiento al aire libre. A esta edad les gusta correr aventuras con sus amigos, y disfrutar descubriendo nuevos parajes con una sensación equiparable a la de los más afamados exploradores. Pero será mejor, por si acaso, que nosotros tengamos algún conocimiento del terreno a “explorar”.

Conocer los límites

Ningún niño está libre de cometer alguna travesura, pero es menos probable que se meta en complicaciones serias cuanto mejor lo hayamos educado en el respeto hacia los demás. Tampoco estará de más que le advirtamos sobre las costumbres del lugar elegido para el veraneo, así como de los límites que se pueden y no se pueden traspasar.

Y a nuevos lugares, nuevos amigos. Conviene también que echemos un vistazo para ver con quién se reúnen nuestros hijos, pero siempre con prudencia y sin darle la impresión de que nos metemos en sus cosas.

Esto tampoco quiere decir que no ejerzamos ningún control. Nuestro sentido común nos aconsejará hasta dónde podemos “abrir la mano” El límite entre lo que se puede hacer y lo que no, se desvanece, como por encanto, con los calores estivales. Actuemos con cautela.

Escrito por | 18 de junio de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Niños

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Prohibiciones necesarias a los dos años - Crece Bebe - 22 de noviembre de 2010 | 8:02

    […] tenemos la paciencia de acompañarlo, guiarlo, enseñarle y explicarle, y le permitimos llegar en su afán explorador tan allá como pueda hacerlo sin riesgos para él ni para otros, entonces aceptará nuestras […]

Deja una respuesta