Vestir a los niños en otoño y primavera

Tanto el otoño como la primavera son épocas complicadas para vestir a los niños. Es fácil caer en el error pues el clima varía día a día y las temperaturas pueden sufrir cambios bruscos en tan sólo 24 horas.

Si los niños no tienen suficiente abrigo pueden sentir frío y sufrir resfriados o bien enfermarse pues también es una época donde proliferan los virus y bacterias. Pero si se los abriga por demás, también se corren riesgos.

Cuando los niños tienen demasiado abrigo no pueden mover el cuerpo con libertad al tiempo que pueden sudar demasiado. Cuando el sudor se seca, el cuerpo se enfría y altera la temperatura corporal. Además, el sobre abrigo puede afectarlos cuando pasan de un ambiente cerrado a uno abierto, transpirando una y otra vez.

Lo ideal es elegir prendas cómodas y de materiales de calidad como el algodón para así conseguir que la piel respire y los peques no se sientan acalorados. Opta por prendas que no sean gruesas pues es preferible que use varias prendas finas para así retirarlas de a poco en lugar de una única prenda gruesa. Aprovecha la ventaja de los chalecos en lugar de las camperas pues son ideales para esta época de temperaturas medias y oscilantes.

Escrito por | 23 de septiembre de 2014 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta